12 de junio de 2013 / 12:46 p.m.

 

 

Zacatecas • Por falta de agua caliente, uniformes y acceso a internet, cientos de estudiantes normalistas rurales de San Marcos mantienen secuestrados varios autobuses de pasajeros, camiones para el traslado de alimentos de empresas privadas y una a pipa de gas butano.

Piden al Gobierno de Zacatecas mejores condiciones en la calidad educativa. Se trata de la escuela normal rural General Matías Ramos Santos, pero mejor conocida como la de San Marcos.

A quinientos metros del plantel se encuentran las instalaciones del interinato de los jóvenes. Ellos fueron replegados por el cuerpo antimotines de la policía estatal el pasado martes 4 de junio, después de bloquear el paso de la carretera federal 45 que atraviesa la capital del estado y tras paralizar el tráfico en el área metropolitana.

Se dicen reprimidos, ya que lo único que buscan es una mejor calidad educativa pactada con el gobierno de la entidad desde el inicio del presente año pero que no se les ha cumplido.

Tras el conflicto los jóvenes normalistas han salido a las carreteras próximas a su comunidad a “botear” y pedir el apoyo el económico y moral de los zacatecanos.

Josué Camacho, estudiante de la escuela normal rural de San Marcos, expresó: “Tenemos instalaciones que desde hace 30 años básicamente están igual” y precisó “pueden ver las instalaciones y están pésimas, la verdad diría yo que un preso vive mejor que nosotros en algunos sentidos”.

Al iniciar el 2013, las temperaturas en la región marcaban por debajo de los cero grados centígrados y debían bañarse con el agua helada debido a la falta de calefactores operativos. Varios estudiantes fueron llevados a recibir atención médica después de que los calentadores les explotaran al intentar encenderlos.

La joven estudiante Ivesly Ayala dijo “cómo nos podemos meter a bañar en tiempo de frío si el agua sale heladísima, cuando nosotros nos vamos de prácticas tenemos que dar un aspecto formal. No podemos hacerlo pues no se cuentan con las condiciones, el uniforme también demuestra mucho de una persona, el aspecto cuando vas a una escuela primaria, la imagen que das, si tenemos un uniforme dicen: ah mira vienen uniformados, vienen de una escuela que se toma las cosas en serio y cómo podemos dar esa impresión, esa imagen, si no las tenemos”, concluyó.

A esta escuela normal rural, asisten jóvenes de escasos recursos, ya que es la única opción de estudios profesionales en la región, cientos de jóvenes egresan cada año en un país donde las plazas de maestros son sumamente disputadas. Por su parte el líder estudiantil Josué Camacho agrego: “Esta es una escuela de hijos de campesinos, de obreros y pues esa es la situación en la que estamos, esta normal es una buena oportunidad para salir adelante y nosotros lo que queremos es que nos brinden esa oportunidad, que nos brinden los recursos necesarios para poder salir adelante con una educación de calidad”.

A pesar de las carencias, ésta escuela sigue siendo una meta de desarrollo profesional de las comunidades más pobres y apartadas de México. Gilberto Silva, un joven de origen indígena, proveniente de la Huasteca Potosina, llegó desde hace días con la esperanza de convertirse en un normalista Sanmarqueño, se prepara para presentar el examen de ingreso mientras tanto recibe el apoyo de la comunidad normalista en alojamiento yalimentación.

“Allá donde estamos casi no hay trabajo, y pues sí, ésta es la mejor opción”, expreso el joven aspirante a profesor.

Otra exigencia de los normalistas es el acceso a tecnología para su preparación, la falta de internet en las instalaciones de interinato los coloca en desventaja frente a otros maestros al graduarse, en ese sentido Ivesly Ayala denunció directamente la apatía del gobierno de Zacatecas y dijo: “Si realmente quieren que el estado crezca en nivel educativo y exige maestros de calidad, que ellos nos brinden las condiciones para poderdesempeñar esas competencias que tanto nos solicitan, nosotros no contamos con dinero para estar yendo todo el día a usar internet a servicios particulares”.

La falta de agua caliente, uniformes e internet, comienza a verse por los normalistas como un signo de abandono de las autoridades, a la fecha las acciones de protesta se han reflejado en el secuestro de varios vehículos que fueron ingresados a éstas instalaciones.

Hasta el momento y en menos de una semana los llamados “San Marqueños" han secuestrado seis autobuses de pasajeros, por lo menos, cinco camiones de carga de empresas privadas y que transportaban alimentos, además de una pipa de gas butano, aunado a una radio patrulla de tránsito la cual recibió algunos daños en la carrocería.

Los estudiantes normalistas no descartan que en las próximas horas las acciones de protesta puedan radicalizarse de no existir respuesta de las autoridades de la Secretaria de Educación y del Gobierno del Estado de Zacatecas, piden a la sociedad su comprensión y no ser catalogados como revoltosos ya que ellos son quienes llevan la educación a las comunidades más apartadas. Solo piden mejorar las condiciones de estudio dentro delplantel.

Manuel Chacón