27 de enero de 2013 / 04:48 p.m.

Balaceras, ejecuciones y secuestros han ocurrido en esta parte de la ciudad, en donde también se han registrado aprehensiones.

 

Monterrey.- La fresca mañana del 14 de febrero de 2012, los niños del kínder Jorge Luis Borges, de la colonia Fomerrey 35, jugaban y cantaban en sus salones de clase cuando repentinamente ráfagas de fusiles AR-15 se escucharon frente al plantel educativo.

Las maestras y el personal administrativo fueron presa del pánico, pero para entonces ya había antecedentes de refriegas afuera de escuelas y kínderes y el protocolo para ponerse a salvo también era ya conocido.

Afuera del plantel infantil un hombre a bordo de un auto Chevy era objeto de un atentado por parte de un grupo de hombres que aparentemente viajaban en dos vehículos.

La víctima, de unos 40 años, quedó sin vida en su vehículo, justo frente al kínder, donde adentro, más de 100 niños se parapetaron tirándose pecho a tierra, y cantando junto con sus maestras.

Esta escena que recuerda mucha gente por esta zona del norponiente de la ciudad es una estampa fiel de lo que ha ocurrido en los últimos años por estos lares cercanos al cerro del Topo Chico.

Aquel día, recuerda doña Martha, abuela de un niño que estuvo en aquel jardín de niños, mucha gente acudió para sacar a sus hijos.

"Mi hija fue corriendo, yo no quise ir, dije: ‘Dios Santo, Virgen de Guadalupe, ayúdales, que no les pase nada’; mi hija me llamó al celular y me dijo: ‘Brandon está bien’, que todos estaban bien, pero que no iban a salir hasta que la directora lo autorizara, entonces ella se quedó por allí cerca, y luego ya pasó por el bebé", recuerda.

Aquella balacera, según registraron los medios de comunicación, fue alrededor de las 11:00, en Camino Real, entre Carpinteros y Electricistas.

Esta zona del norponiente de la ciudad bordea la parte baja y la falda del Cerro del Topo Chico, desplegándose a lo largo de unas 15 colonias, principalmente la colonia Fomerrey 113, 24, 35, 96, 87, 110, 1, la CROC y la Gloria Mendiola.

En enero de 2012 una banda de secuestradores que tuvo a un hombre cautivo en un negocio de la colonia Fomerrey 116, fue apresada por la Policía.

Las autoridades identificaron a los plagiarios como Lázaro Gurrola Gallegos, de 27 años, quien se desempeñaba como luchador profesional como Estrella Dorada Jr.; Genaro Rodríguez Fraga, de 23 años, y Juan Francisco Aguilar Padrón, de la misma edad, quienes trabajaban como valet parking en el casino Caliente, de Gonzalitos.

La víctima fue liberada y los acusados fueron sentenciados el 13 de enero pasado a 35 años de prisión.

De acuerdo con la Procuraduría de Justicia estatal, en esta área operó activamente entre 2011 y 2012 una pareja de novios adolescentes, y ahí cometieron al menos siete de las 12 ejecuciones que se les imputa.

Ángel Abraham y Cinthia Ana Karen, según la Policía Ministerial confesaron la larga serie de crímenes, entre éstos el del hombre asesinado afuera del kínder de la colonia Fomerrey 24.

Por estos barrios, en la colonia Fomerrey 112, también trascendió que entre finales de noviembre y primeros de diciembre del año pasado una banda de secuestradores integrada por una bailarina de table dance y dos cómplcies secuestró a un ex jugador del equipo de futbol Tigres.

La policía capturó a Viridiana Aracely Lara Contreras, de 19 años, alias La Yerika; su pareja, Pablo David Aguilera Rivera, de 24, y un amigo de ellos identificado como Édgar Joan Ruiz Domínguez, también de 24.

Uno de los hechos de sangre más recientes ocurrió la mañana del viernes 11 de enero afuera de una chatarrera, donde sujetos armados ejecutaron al dueño del negocio y a un cliente, mientras que a un tercer hombre los dejaron gravemente herido.

Eran alrededor de las 08:30 cuando los desconocidos abrieron fuego contra las personas que estaban en el negocio ubicado en Julio A Roca y Ocaso en la colonia Fomerrey 24.

Allí quedaron gravemente heridos dos personas.

ALEJANDRO SALAS