13 de marzo de 2013 / 05:15 p.m.

Monterrey  • El proyecto de bursatilización de la Red Estatal de Autopistas para acceder a recursos por dos mil 500 millones de pesos implica duplicar la deuda que arrastra actualmente el organismo, y llevarlo hasta un punto en el que rebasaría los 5 mil millones de pesos.

Según el reporte financiero estatal al último trimestre de 2012, la dependencia que encabeza César Serna Escalera tenía un pasivo de dos mil 570 millones de pesos.

Esto implica que de concretarse el nuevo financiamiento que propone el órgano a través de la Bolsa Mexicana de Valores, los niveles de deuda rebasarían los 5 mil millones de pesos, un disparo del 100 por ciento en sus niveles de deuda.

La cantidad es además muy superior a los ingresos anuales de la Red, y que según su informe de cuenta pública fueron por tres mil 300 millones de pesos aproximadamente durante 2012.

El Gobierno del Estado contabiliza los pasivos de la Red de Autopistas dentro de la llamada deuda indirecta, alegando que no genera responsabilidad para el estado a pesar de que el estado aparece como aval.

En ese sentido, al cierre de 2012 la deuda indirecta de Nuevo León llegaba a 18 mil 480 millones de pesos, por lo que al sumarle los dos mil 500 millones que habrán de contratarse, el pasivo se elevará 13.5 por ciento de su nivel actual.

La contratación representa además un incremento de 6 por ciento en la deuda total, que pasaría de los 41 mil 571 millones reportados en diciembre a 44 mil 071 millones de pesos.

Durante el sexenio de Natividad González Parás, el Gobierno del Estado optó por comprometer los ingresos de la RAE para acceder a un crédito de 2 mil 500 millones de pesos que permitiría financiar parte de la ampliación de la Línea 2 del Metro.

Sin embargo, y a pesar de que ha insistido en que la deuda general del estado es manejable, el hecho es que la administración de Rodrigo Medina de la Cruz no ha podido reducir en todo el monto de deuda de la Red.

Por el contrario: entre diciembre de 2009 y diciembre de 2012 el pasivo se incrementó 6 por ciento, según los reportes trimestrales que arroja la Secretaría de Finanzas y Tesorería General del Estado.

Es decir, pasó de dos mil 426 millones de pesos a finales de 2009 a dos mil 570 hasta diciembre del año pasado, a pesar de que anualmente la Red destina recursos a amortizar sus pasivos.

El Gobierno del Estado comenzó a valerse de los organismos descentralizados para contratar deuda a partir del sexenio pasado, como una estrategia para acceder a créditos por encima del techo de deuda.

El primer órgano en ser utilizado para estos fines fue precisamente la Red Estatal de Autopistas, aunque posteriormente repitieron la estrategia con el Instituto de Control Vehicular, que actualmente tiene sus ingresos hipotecados por deudas adquiridas por la pasada administración.

ANTONIO ARGÜELLO