6 de marzo de 2013 / 03:43 p.m.

En el marco de la asamblea anual de Coparmex, el líder de los patrones de la entidad criticó la impunidad que impera.

 

Monterrey.- Alberto Fernández Martínez, en su primer discurso como presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), lamentó que en Nuevo León se carezca de disciplina y prudencia en el manejo de la política económica, asegurando que “"lo peor es que no se ve ni la preocupación ni la intención de resolver el problema de fondo, que es el gasto excesivo”".

"“No me refiero aquí a la posibilidad de cortar el gasto de seguridad, ni mucho menos cortar la oferta de educación, sino de reducir la burocracia en la parte administrativa”". Porque el problema de las finanzas del estado no es técnico. Es más bien un problema de voluntad y compromiso con Nuevo León para reducir gastos”", agregó el empresario.

En el marco de la asamblea anual de Coparmex, el líder de los patrones de la entidad criticó la impunidad que impera. “"Ya basta de impunidad. Hay que castigar a cualquier burócrata, cualquier ciudadano o cualquier empresario corrupto”".

Subrayó que en Nuevo León tal parece que se tiene que llegar al límite…“"pues no es luz lo que hace falta… sino fuego. No una suave lluvia, sino truenos… Necesitamos la tormenta, el torbellino y el terremoto"”. El dirigente de Coparmex fue más allá al señalar: que en la perspectiva de gasto y deuda actual, la vara de los niveles de reducción de gastos con el plan de austeridad está tan cerca del piso, que el estado se tropieza con ella.

Ante capitanes de empresa y ex presidentes de Coparmex, Fernández Martínez, hijo de Alberto Fernández Garza, presidente de Pyosa y quien dirigiera la Coparmex a nivel nacional hace más de 10 años, se refirió con orgullo a los orígenes del empresariado nuevoleonés: “"Es un privilegio haber nacido en Nuevo León bajo la sombra de grandes empresarios cuyas cenizas descansan en nuestra tierra, pero sus ideales viven latentes en mi corazón"”.

Gran parte de su discurso fue crítico y enfático sobre el mal manejo de las finanzas estatales, sobre la impunidad y el impacto que está ocasionando el incremento de la tasa del Impuesto Sobre Nóminas (ISN) del dos al tres por ciento.

En este punto, dijo, a diferencia de otros impuestos que con el tiempo pasan desapercibidos, con el aumento del 50 por ciento al ISN, cada quincena, cada trabajador de cada empresa de Nuevo León recordará esta decisión al ver su compensación. Que quede claro, mencionó, este impuesto no lo pagan las empresas, lo terminan pagando los trabajadores con una disminución de su futuro aumento de compensación.

Exhorta a participar

Aprovechó para invitar a empresarios y ciudadanos de Nuevo León a sumarse a actividades de participación social.

“"Los problemas que hoy vivimos de inseguridad, la ruptura del tejido social, la indiferencia de los diputados para representar nuestros intereses, tienen un mismo origen: el descuido y la falta de participación de los ciudadanos en el quehacer público"”, añadió Fernández Martínez.

Los buenos gobiernos, manifestó, sólo se construyen con base en una ciudadanía activa e involucrada. Ya pasó la época de un sistema de patriarcado en el cual un pequeño grupo de empresas defendía los intereses del resto de los empresarios y ciudadanos.

A Fernández Martínez lo acompañarán en su gestión al frente de Coparmex César Manuel Calva Ansler como vicepresidente; José Roble Flores Fernández, secretario. Entre los consejeros destacan Adrián Sada Cueva, Alejandro Villarreal Escobedo, Antonio Elosúa González, Maritza Lozano Chapa, Carlos Hernández Sepúlveda y Emilio Assad Helú, entre otros.

ESTHER HERRERA