13 de abril de 2013 / 03:53 p.m.

Monterrey  • El acuerdo de reubicación al que llegaron el municipio de Monterrey y los comerciantes desalojados de Morelos quedó montado en alfileres este viernes luego de que surgieran diferencias en cuanto a los lugares donde van a ser ubicados.

Si bien municipio y comerciantes mantuvieron el acuerdo para despejar el pasaje, ayer privaron tensiones por la indefinición de dónde serán ubicados.

Luego de una reunión con la alcaldesa Margarita Arellanes, los oferentes aseguraron que ya había un acuerdo para reinstalarse en las bocacalles de Morelos.

Sin embargo, fuentes municipales negaron que esto fuera generalizado.

La misma alcaldesa en una conferencia de prensa por la noche señaló que la postura sería colocarlos en los callejones, pero también en mercados ya establecidos en el primer cuadro de la ciudad.

"Les estamos dando opciones dentro de mercados municipales y ver algunas otras zonas que pueda ver el municipio para que ellos se puedan desempeñar su actividad", dijo Arellanes.

A lo largo del ayer hubo tensiones en el Palacio Municipal, pues desde la mañana los comerciantes exigieron a la alcaldesa precisar los detalles de la reubicación.

Alrededor de las 16:00 una comisión ingresó a dialogar con la alcaldesa y la secretaria del Ayuntamiento, Sandra Pámanes, a la cual dos horas más tarde se sumaron el diputado perredista, Eduardo Arguijo, y el regidor de ese partido, Eustacio Valerio.

Al salir de la reunión los perredistas aseguraron que hoy regresarían los vendedores a la vía pública, pues contaban con aval para operar en las bocacalles.

"Las personas que fueron desalojadas van a ser reubicadas en las calles aledañas entre Morelos y Padre Mier, no todos, pero el resto que quede va a ser de Padre Mier rumbo a Juan Ignacio Ramón", les aseguró Arguijo.

Sin embargo, la alcaldesa dio minutos después una versión distinta en su conferencia de prensa.

Arellanes sostuvo que en Morelos no se permitirá la instalación de negocios de venta de hot dog ni globos, y subrayó que buscara que los comerciantes acepten los mercados municipales.

"Estamos viendo lo que son los mercados, tenemos algunos espacios en lo que es Cuauhtémoc, Félix U. Gómez, (en la colonia) Independencia, y revisando dentro de los inmuebles que pueda tener el municipio, ver si es necesario que podamos crear una zona en donde distintos comerciantes puedan realizar su actividad.

"Estamos viendo zonas, estaremos revisando individualmente cada uno de los casos para dar una respuesta dar una respuesta y una solución", expresó la alcaldesa.

Asimismo dijo que deberán estar al corriente con el pago de derechos por ocupación de vía pública, así como retirar sus estructuras a diario y mantener el lugar limpio, pues de lo contrario el permiso les será retirado.

"Este es un compromiso en donde también ellos tienen que entrar, no se trata de decir la autoridad, y que ellos queden excluidos en ese trabajo de reordenamiento, la autoridad lo que hace es buscar espacios que no bloquen la vialidad y los espacios de transeúntes, tener un compromiso diario y de no obstaculizar", dijo.

Para agilizar los trabajos, la Dirección de Comercio mantuvo abiertas sus puertas hasta después de las 22:00.

¿A dónde?

A pesar de que se han logrado avances en la negociación, como el acuerdo para despejar Morelos de comerciantes, persisten discrepancias entre municipio y puesteros.

La mayor diferencia es dónde se colocarán ahora los oferentes, pues ellos exigen instalarse en las bocacalles que van a dar al corredor peatonal Morelos.

La alcaldesa de Monterrey aceptó esto para algunos comerciantes, con la advertencia de que una parte importante será colocada en alguno de los mercados municipales que operan en la ciudad.

 MARILÚ OVIEDO