25 de febrero de 2014 / 09:58 p.m.

México.- Los aviones Boeing 737-800 de nueva generación de Aeroméxico contarán con los Winglets Split Scimitar, una modificación estructural que le representará un ahorros de alrededor de 170 mil litros de combustible al año por aeronave.

El director de Operaciones de la aerolínea, Corneel Koster, detalló que actualmente instalan los winglets en 13 de los aviones, que le permitirá una importante reducción en el uso de combustible y aumentar su carga útil en sus vuelos de largo alcance.

Mencionó que Aviation Partners Boeing (APB) desarrollará y certificará dicho sistema para diversas variantes de la serie Boeing 737 de nueva generación, incluyendo los 737-700, 737-800, 737-BBJ (tanto los que cuentan con estructura compatible como los que carecen de ella), el 737-900 de estructura compatible y el 737-900ER.

De acuerdo con un comunicado de APB, la característica singular de este sistema es que utiliza la estructura ya existente de Winglet Blended pero agrega nuevos largueros fortalecidos, puntas aerodinámicas en forma de espada y una gran winglet ventral.

APB confía en que los sistemas instalados en un 737-800 le ahorren a Aeroméxico más de 55 mil galones de turbosina por aeronave al año, lo que dará como resultado la correspondiente reducción en las emisiones de dióxido de carbono de 530 toneladas por equipo anualmente.

Además, apunta, Aeroméxico puede obtener un incremento en su carga útil en varias de sus vuelos de largo alcance que opera con el 737-800 como las rutas de la Ciudad de México a Lima, Perú y Caracas, Venezuela.

Desde su lanzamiento a principios del año pasado, APB ha recibido pedidos y opciones para mil 461 sistemas de Winglets Split Scimitar, ha vendido más de siete mil sistemas de Winglets Blended, que ha generado ahorrados a aerolíneas de todo el mundo de más de cuatro mil millones de galones de turbosina a la fecha.

Notimex