2 de agosto de 2013 / 12:59 a.m.

Monterrey.- • Debido a que no se ha difundido su existencia entre la población femenina o porque simplemente no está funcionando, el número de mujeres asesinadas o agredidas en Nuevo León evidencia que algo está fallando con las órdenes de protección en el estado, aseguró el diputado local del PAN, Enrique Barrios.

Cuestionado sobre el número tan bajo de órdenes de este tipo que han sido aplicadas por el Poder Judicial y la Procuraduría de Justicia del Estado, solo 300 de cerca de 11 mil solicitudes, Barrios Rodríguez señaló que las estadísticas no mienten y denota dos cosas:

Lo primero es que las autoridades no han difundido bien la información acerca de este recurso que tienen las mujeres para protegerse de la violencia de sus parejas, y segundo que son los abogados y no las víctimas las que han promovido órdenes de protección, en ambos casos por desconocimiento de que existe este recurso.

"Definitivamente que el número de mujeres muertas, mujeres agredidas y la frecuencia con la que tenemos ese tipo de eventos, te hace llegar a la conclusión de que esta medida no ha sido suficientemente difundida".

"Un número de 11 mil peticiones no quiere decir nada, eso quiere decir que hay algunos abogados que conocen la medida, pero a mí me parece que las mujeres en todos los estratos sociales y en todos los niveles socioeconómicos y culturales, ignoran que hay una medida que les puede significar un poco de protección en cuanto al peligro que corren a manos de su pareja".

El diputado local del PAN fue claro al señalar que quien está fallando en este tema es la Procuraduría de Justicia del Estado y el mismo Poder Judicial.

"El número de mujeres agredidas o muertas habla por sí solo, no está funcionando y eso es responsabilidad de la Procuraduría y del Poder Judicial".

"Me parece que esta medida le falta muchísima protección, me parece que ni la Procuraduría ni el Poder Judicial están haciendo su trabajo de enterar al público, al pueblo, a las mujeres, de que pueden recurrir a esta figura legal".

Finalmente Barrios Rodríguez señaló que es urgente que la existencia de las órdenes de protección se difunda, porque si este no es el problema, significaría que se trata de letra muerta, pues no ha rendido el efecto que se esperaba.

"La difusión masiva es necesaria, quedaría esta medida en letra muerta y es inútil si no la conocen más mujeres, y la muestra está en que hay mujeres fallecidas a manos de parejas y ex parejas y nunca promovieron ninguna medida".

"Quiero pensar que nunca la pidieron porque si las muertas solicitaron alguna protección y aún así han fallecido, denotaría el fracaso de esta figura legal y la necesidad de reforzarla con protección física, con policías… vale la pena, no hay por qué escatimar recursos, si estamos cuidando funcionarios con escoltas y vehículos blindados, con mayor razón podemos cuidar a las mujeres acosadas por la violencia", concluyó.

REYNALDO OCHOA