ÓSCAR RODRÍGUEZ
6 de junio de 2013 / 10:28 p.m.

Oaxaca • Trabajadores de limpia del ayuntamiento de la capital, realizaron un paro de “brazos caídos” y cerraron calles, para exigir aumento salarial y la modernización de la flotilla de camiones recolectores, además de mejoramiento de sus carritos de basura.

La suspensión de actividades causó que la ciudad de Oaxaca amaneciera repleta de basura tirada en las calles, lo que podría dar paso a una declaratoria de contingencia ambiental.

Los inconformes, integrantes del Sindicato de Limpia y Recolección de la Ciudad de Oaxaca “3 de marzo”, demandaron una audiencia con el presidente municipal Luis Ugartechea, para reclamar su incumplimiento a las cláusulas firmadas en una minuta de trabajo donde se comprometió a atender y desahogar sus exigencias.

Durante el paro laboral, los 250 integrantes del gremio se plantaron frente a la sede del ayuntamiento, en la plaza de Danza, a la par que realizaron el cierre de diferentes calles, para lo cual utilizaron como barricadas sus propias unidades de trabajo.

Los inconformes exigen un incremento salarial de nueve por ciento, de los cuales 4.1 por ciento sería directo al salario y 4.9 por ciento en prestaciones, retroactivo al primero de enero y mantenimiento a las unidades de motor recolectoras de basura, así como a los carritos manuales.

El edil capitalino, Luis Ugartechea Begué, indicó que buscaría instalar una mesa de trabajo junto con el líder del gremio, Isidro Rojas Ríos, quien ha expresado que en caso de no ser favorable la respuesta por parte de las autoridades, el personal de limpia y recolección de basura de la capital oaxaqueña declararía como indefinido el paro de labores efectuado.

En medio del conflicto, la Secretaría de Salud adelantó que declararía la fase de contingencia en la capital Oaxaqueña, pues las altas temperaturas ponen en riesgo a menores y ancianos de sufrir enfermedades gastrointestinales, de los ojos y de tipo respiratorias, por las emisiones de gases tóxicos causados por desechos que se encuentran tirados en la calle.

En tanto, el director de Servicios a la Comunidad, Gerardo Rivera, pidió a la sociedad evitar tirar la basura en las calles o sacarla de sus domicilios, ya que el problema es mayor para la ciudad al dejar los desperdicios depositados a cielo abierto.

El funcionario aclaró que se han atendido la mayor parte de las demandas del gremio, por lo cual consideró que no hay razón para suspender las labores, una vez que ha dado mantenimiento a las 78 unidades recolectoras que conforman el parque vehicular municipal.

Rivera reportó que diariamente los oaxaqueños producen un aproximado de 800 toneladas de basura.

Informó que de manera emergente se han habilitado camionetas de tres toneladas para realizar la recolección de la basura de manera temporal, en lo que se logra un acuerdo con los inconformes para que vuelvan a realizar sus labores cotidianas.

Por la tarde se reportó un acuerdo entre las partes, donde el ayuntamiento capitalino hizo compromisos para mejorar las unidades recolectoras.