28 de septiembre de 2013 / 04:02 a.m.

Miguel Herrera lo tiene muy claro: con una victoria ante Veracruz, el boleto a la Liguilla estaría casi amarrado al sumar 25 puntos; sin embargo, para no errarle, el Piojo prefiere calcular que con un triunfo más, en el juego pendiente que tendrá el próximo martes ante Tijuana, ya será un hecho que América refrendará su título en la fase final al llegar a 28.

El objetivo inmediato de estas Águilas es llegar al Clásico nacional ante Chivas —que se jugará el 5 de octubre— con el boleto a la Liguilla en la bolsa y con seis juegos (incluyendo el duelo ante El Rebaño) aún por disputarse para los capitalinos.

El buen paso que ha mostrado América en el Apertura 2013, donde es líder con 22 unidades, hace que Miguel saque estas cuentas y se fi je una calificación tempranera.

"Creo que se puede dar el martes (ante Tijuana) la calificación antes del Clásico; digo, no matemáticamente, pero si llegas con 28 puntos, estás calificado, es prácticamente es imposible que te bajen de ahí, porque con 23 puntos en el futbol mexicano a veces calificas, así que si llegas a 28, seguro que estás calificado.

Así que creo que el martes, si logramos sumar los seis puntos que vienen, ya estaríamos dentro". Incluso, para el Piojo es imperativo calificar lo antes posible, ya que al América le vienen una seguidilla de partidos que lo obligarán a jugar también entre semana, prácticamente hasta el final de la fase regular. Por esa razón, Herrera tiene en mente empezar a rotar su plantel e incrementar así la competencia interna de cara a la Liguilla.

"Hasta la última fecha no tendremos más que jornadas dobles (por los juegos pendientes que arrastra América), por eso queremos calificar lo antes posible. Si el sábado sumamos tres puntos ante Veracruz prácticamente estaremos abrazando la calificación, porque sabemos que en México con 23 o 24 puntos calificas, y así seguir con esta avanzada; además, podremos rotar al equipo y no tener el desgaste mayor que se suele tener en la última parte del campeonato".

¿Una cali?cación temprana no relajará al equipo?

No, porque si trabajas para seguir sumando puntos, el equipo no tiene por qué bajar el ritmo que ha mostrado; además, tenemos un plantel vasto e iremos obviamente campacheneando a los jugadores, y diciéndoles clarito que el que ande mejor es el que irá a la Liguilla a jugar, entonces así siempre mantendremos la competencia deportiva muy alta, tal como se ha logrado hasta el momento".

Es más, Miguel Herrera es enfático sobre la importancia de la competencia interna que hay en el plantel, la cual ha sido una de las claves para que América marche con un paso firme en este torneo; el Piojo asegura que intenta ser lo más justo posible para que todo el plantel sepa que no hay titularidad y que cualquier error puede provocar que algún jugador vaya a la banca.

"He tratado de ser lo más justo posible, yo les he dicho a los jugadores que traten de no equivocarse o cometer equivocaciones que les cuesten y le den la posibilidad a un compañero de entrar, porque el que está afuera a veces está mejor que el que está adentro y si lo dejan entrar probablemente no pueda regresar a jugar. A los que no están jugando mucho les he pedido que no bajen los brazos, porque bajar los brazos con este plantel te da la posibilidad de que tú no elimines gente, porque se eliminan ellos solos, así que lo tienen muy claro que no deben rendirse y deben seguir trabajando por una oportunidad".

De esta manera, los objetivos están muy claros en el América de Miguel Herrera. El Piojo sabe que la calificación está muy cerca y que se puede sellar la siguiente semana, y que su equipo, una vez con el boleto en la mano, no debe bajar las revoluciones para seguir marcando la pauta en el Apertura 2013.

EL PROYECTO SÍ HA FUNCIONADO

En estos momentos, América representa la antítesis de lo que han sido Chivas y Pumas en los últimos torneos. Mientras las Águilas vuelan en lo más alto de la tabla general, sus dos rivales clásicos andan en los últimos puestos, además ya hicieron cambio de entrenador en esta temporada.

La diferencia es clara. La continuidad le ha permitido a Miguel Herrera trabajar por casi dos años, mientras Universidad y El Rebaño han empleado varios entrenadores, incluso hasta directivos en los últimos torneos. Al Piojo le queda claro que el modelo americanista es uno de los mejores en este momento.

"Ellos sabrán que tienen que hacer. Acá se está trabajando muy bien, se ha hecho una reestructuración desde que llegamos, primero en la parte directiva, y creo que lo hemos hecho bien y hemos respondido con resultados al dueño y a los presidentes del equipo".

Sin embargo, Miguel es consciente de que los resultados lo han sostenido: "los procesos deben ir acompañados de los resultados, si tú los das, el proceso sigue.

Cuando nosotros llegamos había una situación difícil y tratamos de establecer las normas de lo qué necesitábamos. Los resultados nos han permitido seguir ya con un título y los números que muestran que no hay mejor equipo que América en estos dos años".

Sin embargo, el Piojo evitó señalar que el modelo americanista deba imitarse por alguno de sus rivales que hoy están en crisis.

"Creo que nuestro modelo es muy bueno, porque da buenos resultados y va muy bien, pero ha habido otros como, por ejemplo, cuando se hablaba de Pachuca, que hizo un gran trabajo; el mismo Santos tiene un proyecto muy interesante; Monterrey, ni hablar, ganando títulos. Nosotros, afortunadamente, tenemos un modelo Ricardo Peláez y Miguel Herrera muy bueno", puntualizó.

Eduardo Espinosa