14 de agosto de 2013 / 03:37 p.m.

San Pedro Garza García • Con cimentación a medias, varillas colocadas en puntos estratégicos, pintas en lo que serían las bardas y sin trabajadores es como luce lo que iba a ser el Edificio Inteligente de Seguridad Pública de San Pedro Garza García.

La obra que fue detenida por falta de recursos.

La tarde del martes poco después de las 16:00 horas, el terreno municipal en la avenida Díaz Ordaz que sería utilizado para este cuartel se encontraba solo, sin trabajadores ni maquinaria que realizara excavaciones para comenzar la edificación, porque se dio la orden municipal que toda mano de obra fuera cancelada.

En el lugar, sólo se puede ver obra inconclusa de lo que iba a ser el cuartel policial sampetrino.

Casi al terminar el predio, en una casa pequeña, blanca con verde y sin protectores, el guardia de la obra estaba sentado en una silla blanca cuidando lo que ahora será un estacionamiento.

Al acercarnos para entablar una plática con él nos dijo con voz tajante y fuerte: "no puede dar detalles sobre los trabajos ni la situación que se está llevando a cabo, no estoy autorizado, ya sabe cómo son, sólo puedo decir que no están trabajando ahorita".

En la zona, puede apreciarse el acordonamiento del área en el que se realizaría la obra y los accesos a la zona cerrados.

Notablemente, la edificación se ve poco avanzada, presentando un poco menos del cinco por ciento del total de la obra, pues la mayoría de los trabajos que se realizarán y se pueden observar consisten en la excavación de lo que sería el sótano del edificio.

La suspensión se atribuye a que la empresa constructora Dycusa, quien licitó la obra y no obtuvo el financiamiento privado de 500 millones de pesos que requería la construcción de este cuartel de seguridad.

Y si se aprobaba el financiamiento, el municipio de San Pedro Garza García estaría obligado ?a partir de que se terminara la edificación y comenzara a utilizarlo? a pagar una renta mensual de más de tres millones de pesos, durante 15 años a la empresa Dycusa.

El inmueble tiene un costo de 240 millones de pesos, pero el financiamiento privado que costea la obra eleva este contrato a casi 500 millones de pesos.

La falta de este préstamo provocó que no se constituyera el fideicomiso de la APP (Asociación Público Privada), para que el ayuntamiento transfiriera los terrenos de la avenida Díaz Ordaz.

También dentro de la construcción del proyecto se contemplaba que la federación aportara 150 millones de pesos, los cuales ya habían sido conseguidos mediante gestiones en México, según dijo en su oportunidad Mauricio Fernández cuando presentó el plan.

El cuartel de seguridad de Díaz Ordaz se construía en un predio de cuatro hectáreas, en los terrenos que fueron cedidos por Grupo Alfa al municipio, a través del acuerdo que marca la ley, en el que se tiene que donar al ayuntamiento un pedazo del predio, cuando se concreten en esa zona un proyecto industrial o habitacional.

El cuartel policial de San Pedro en la avenida Díaz Ordaz, junto con el de Valle Oriente, formaron parte de los proyectos de infraestructura en materia de seguridad impulsados por el ex alcalde Mauricio Fernández.

En una ocasión anterior la obra también había sido detenida en el mes de mayo de 2012, durante la pasada administración, por falta de presupuesto y cuestiones legales con respecto a la posesión del terreno.

DENISSE MESTA