24 de enero de 2013 / 10:23 p.m.

A su regreso a Morelos de la ciudad de Guadalajara, la madre de la joven asesinada, reveló que el homicida de su hija, engañó a la familia con otra edad, además de presentarse como un tipo educado.

 

Cuernavaca • Eduardo Villalobos Villanueva, asesino de la joven morelense, Ana Karen Huicochea ocultó su verdadera edad para acercarse a su víctima, revelan las primeras investigaciones privadas que realiza la madre de la adolescente, quien murió tras recibir tres disparos por parte de su ex novio, en diciembre pasado.

Al regresar de la ciudad de Guadalajara a donde acudió a cerciorarse que las autoridades de Jalisco en realidad buscan a Eduardo, Ana Luisa Garduño, afirmó que pese al hermetismo de las autoridades de aquél estado, si logró comprobar que las autoridades aquél estado están en contacto con las del Morelos.

Ello, luego de acusar serias irregularidades en la investigación del homicidio de su hija, donde las autoridades se negaron a detener al responsable a pesar e tenerlo identificado y ubicado.

Ana Karen Huicochea, que este mes cumpliría 18 años de edad, conoció a su asesino a través de un chat de una consola de video juegos. Tras un año de relación virtual, en 2011 se conocieron y desde entonces, Eduardo viajaba semanalmente desde la ciudad de Guadalajara a verla a Cuernavaca, sin embargo, hace unos meses ella decidió terminarlo porque le robó sus cuentas de Internet y redes sociales.

Tras varios meses de insistir que regresará con él y de asediarla constantemente así como a su mejor amiga, Eduardo "accedió" a dejar en paz a la joven y solicitó verla por última vez. Tras convivir todo el día del pasado12 de diciembre, el sujeto fingió irse a su estado, sin embargo regresó a l domicilio y la mató.

Según la investigación de la madre de Ana Karen y de su abogado, Miguel Ángel Rosete, a las mentiras que usó Eduardo para acercarse a la joven, que incluyen un trabajo supuestamente remunerado y una falsa personalidad, se suma que el hoy prófugo de la justicia no tenía 24 años como decía, sino que era más grande que Ana Karen por casi 13 años. En realidad tenía 30 años de edad cuando la asesinó.

"Esa es otra de las cosas que descubrimos, que en realidad tenía 30 años y no 24 como él decía... Y es que en realidad se veía muy joven y si le creímos...", reconoció Ana Luisa, quien acudió al memorial permanente para las víctimas

Añadió que a pesar de haber estado en la ciudad de Guadalajara, no quiso acudir al domicilio del ahora prófugo pues "aún me duele demasiado" aunque pidió a los padres de Eduardo que le pidan a su hijo que asuma la responsabilidad de sus actos.

Finalmente, Ana Luisa Garduño reiteró que nadie ha financiado la investigación privada que realiza, y contrariamente a lo que afirma el gobierno de Morelos, "nunca recibí un peso... Ellos me querían dar y quisieron que firmara un papel donde tampoco se mostrada la cantidad... Pro no quise hacerlo porque eso, parece un juego.... Una forma de controlarte", acotó.

David Monroy/Corresponsal