14 de mayo de 2013 / 01:10 a.m.

Cuernavaca • El gobernador de Morelos, Graco Ramírez Garrido Abreú aseguró que la remodelación del ala izquierda del Palacio de Gobierno -que incluyó su privado- no fue un gasto innecesario toda vez que las oficinas gubernamentales estaban "sobre un nido de cucarachas y el drenaje desembocaba en el elevador oficial".

El mandatario consideró que luego de 30 años del último remozamiento profundo a las oficinas gubernamentales, las condiciones en las que encontró su oficina, así como otros espacios, ameritaba la inversión toda vez que "encontramos también las alfombras podridas" e insistió que los trabajadores de sus áreas staff laboraban en condiciones es indignas.

El perredista invitó a los medios de comunicación a constatar que la inversión millonaria "no sólo fue para mi oficina", y realizó un recorrido con los reporteros por oficinas, privados y pasillos internos de la Gubernatura. "El drenaje de la oficina del gobernador, desembocaba en el cubo de elevador del Palacio de Gobierno", agregó el mandatario.

Dentro del recorrido por las áreas remozadas, donde se incluyó duela. muebles de madera, Ramírez Garrido también incluyó una visita a su privado, donde justificó también la instalación de vidrios blindados, de la más alta densidad, en los ventanales que dan a la calle. "Fue por recomendación de un protocolo oficial", apuntó.

DAVID MORNROY