5 de junio de 2013 / 01:26 a.m.

 Oaxaca • En el estado existen al menos una decena de conflictos en igual número de municipios por los permisos otorgados para la operación y explotación de minas de plata y oro, lo que ha generado que gobierno de Gabino Cué ofrezca revisar las concesiones otorgadas.

Apenas el fin de semana las autoridades agrarias del municipio indígena de Magdalena Teitipac fueron retenidos, encarcelado y casi linchados por haber autorizado sin consentimiento de su pueblo la operación de una mina de plata.

Los pobladores los acusaron por recibir indebidamente hasta 10 mil dólares para ceder los permisos que se otorgaron por lo que su asamblea decidió por mayoría desconocerlos y desterrarlos, además anunciaron que se buscara revocar el permiso otorgado para la operación de la referida factoría.

El secretario general de gobierno Alfonso Gómez Sandoval Hernández, afirmó que se ha integrado una comisión colegiada para revisar cada uno de los conflictos causados por la oposición a la operación de las minas en diversos pueblos y comunidades.

“Entendemos que en muchos casos, los problemas son debido a la falta información y en otros a la poca transparencia que ha existido en los procesos de otorgamiento de los permisos de explotación de renta de los terrenos, porque en muchos casos no fueron consultados”.

El funcionario dijo que habrá una revisión minuciosa de estas autorizaciones y si hay irregularidades se mediará para pedir su revocación, admitiendo que el gobierno nunca actuará en contra de la decisión del pueblo”.

Adelantó que se estará buscando una coordinación institucional para dirimir los conflictos con presencia de funcionarios federales, tanto de la Secretaría de Economía, de Gobernación, así como de la misma Procuraduría Agraria para mantener las condiciones de paz en cada una de las comunidades donde hay conflictos.

Sandoval Hernández, dejó claro que el tema de las autorizaciones por permisos de explotación de las minas, le compete al gobierno federal, por eso se mediará para revisar cada una de las concesiones otorgadas en el territorio oaxaqueño.

“Estamos revisando y generando nuevos mecanismos de concertación para que no sean en estos caso los concesionarios privados, quienes lleguen directamente a tratar los temas de operación con los pueblos y autoridades agrarias, sin el acompañamiento del gobierno estatal y federal”.

En tanto, integrantes del denominado Comité por la Defensa de Integridad Territorial y Cultural de Magdalena Teitipac, señalaron que el Gobierno Estatal ha sido omiso para dar solución a la problemática, que desde hace cuatro años, ha perturbado la paz en la comunidad, cuyo origen es la explotación minera.

Yolanda García Hernández, vocal de la organización, dijo que por el actuar de la empresa “Plata Real”, se han agudizado los conflictos entre los pobladores, ya que no se les ha consultado sobre los trabajos que realiza la empresa y las autoridades han comenzado a violar las leyes comunitarias con tal de apoyar a la minera.

Con respecto a los sucedido el 30 de mayo, Yolanda García señaló que no se detuvo de manera arbitraria a Benito Aguilar Hernández, comisariado de bienes comunales, ya que fue determinación de la asamblea retenerlo para que renunciara y retirara las denuncias que hizo contra habitantes de Teitipac, todas bajo delitos falsos.

Indicó que Benito Aguilar y Marcelo Martínez, presidente del consejo de vigilancia si actuaron contra ley, pues detuvieron a Hipólito Alvarado, además que cambiaron la cerradura de la oficina de bienes comunales y no dieron explicación sobre el contrato firmado con “Plata Real”.

Los habitantes de Teitipac, dijeron que han recibido amenazas de que subprocuraduría General de Justicia del estado hará uso de la fuerza pública, además de ser intimidados por la Secretaría General de Gobierno, la Defensoría de los Derechos Humanos y la Policía Estatal.

Por ello, exigen que el gobernador Gabino Cué y las dependencias federales tomen acciones para que no se generen conflictos mayores en Teitipac, a la par que demandaron el cese de la explotación de la mina, ya que contamina a la vegetación y el río de la zona.

 — OSCAR RODRÍGUEZ