26 de junio de 2013 / 01:27 a.m.

 Hermosillo  • Miembros de la etnia yaqui y agricultores de la zona de Ciudad Obregón, mantienen el bloqueo "intermitente" de la carretera federal 15 a la altura de Vicam, Sonora.

La obstrucción ha provocado pérdidas millonarias a empresariosde diversas industrias, que mueven sus productos por esa vía que desemboca en la frontera con los Estados Unidos.

En entrevista, el gobernador Guillermo Padrés Elías dijo que suadministración esta abierta al diálogo y que solo espera que las partes en conflicto "lo inviten a platicar".

El jefe del gobierno estatal reconoció, sin embargo, que atrás del bloqueo existen personas con quienes es difícil dialogar.

"Es difícil (dialogar con ellos) pero todo se puede, estamos abiertos", dijo el gobernador en referencia al grupo "Yaqui power", que controlan a dirigentes del Movimiento por el Agua.

Mientras tanto, los dirigentes étnicos del bloqueo, Mario Luna y Tomás Rojo, han alertado a la población sobre un posible recrudecimiento de las medidas de presión.

Hasta ahora yaquis mantienen bloqueada la carretera en Vicam, pero conforme a lo anunciado, el paso se abre dos horas al día para desfogar el tránsito, particularmente de camiones y autobuses de pasajeros.

Los líderes yaquis analizan la conveniencia de cerrar de manera definitiva dicho paso, ya que consideran que ninguna instancia gubernamental ha respondido a los reclamos.

Padrés dijo que esta abierto al diálogo y que buscará la mejor salida al conflicto que reclama el cese de trasvase de agua de la presa "El Novilllo", al reservorio de Hermosillo, donde luego es distribuida para el consumo humano.

Vicam es la cabecera económica de la nación yaqui, compuesta por ocho pueblos, con una población conjunta de unos 45 mil indios de esa etnia.

 — FELIPE LARIOS GAXIOLA