SANDRA GONZÁLEZ CORTÉS
4 de septiembre de 2013 / 05:18 p.m.

Monterrey • La empresa KaBla, especializada en alcoholimetría y pruebas rápidas, presentó ante funcionarios municipales los aparatos más novedosos para realizar los exámenes antialcohol, traídos desde Alemania.

 

De acuerdo con Ricardo Martínez Karam, director administrativo, los nuevos dispositivos fabricados por Dräger, cuentan con sistema de localización satelital GPS y ofrecen mayor seguridad para que los resultados no puedan ser alterados.

 

Éstos tienen un costo aproximado a los 25 mil pesos y se presentaron en la entidad por ser donde mayor poder adquisitivo existe por parte de los municipios e instituciones gubernamentales.

 

"Tenemos un aparato que es pionero en alcoholimetría, tiene GPS, nadie lo tiene, además hay un aparato que detecta drogas en los fluidos. El GPS nos indica dónde se está haciendo la prueba y nos manda datos a una central para darnos la certeza de que el aparato está cumpliendo la función en el tiempo que nos marca el Gobierno", indicó.

 

Ellos son los proveedores de la mayoría de los municipios del área metropolitana.

Aseguró que constantemente revisan los aparatos por lo que se encuentran en buenas condiciones y se trata de los equipos más completos.

 

"Los aparatos se calibran cada seis meses y nosotros nos encargamos de eso, por eso podemos decir que los que están en operación funcionan de manera correcta y segura para las personas que son sometidas a la prueba", dijo.

 

Los alcoholímetros miden el grado de alcohol en la sangre por medio de dispositivos electrónicos y son a prueba de burla, pues aunque existen mitos de cómo pasar la prueba antialcohol aún estando ebrio, los fabricantes aseguran que es imposible.