10 de diciembre de 2013 / 01:20 a.m.

El guardameta chileno Miguel Pinto quedó hoy fuera del Atlas de Guadalajara en una decisión del técnico Tomás Boy, aunque busca permanecer en el fútbol mexicano o ir al extranjero, pero no regresar a su país.

Pinto, de 30 años, llegó al Atlas en el Clausura 2011 y en seis torneos fue el arquero titular hasta que le comunicaron su salida.

"Hay que esperar a ver qué equipo se interesa. El primer plan es seguir trabajando, como lo he hecho siempre, lo más profesional posible, ojalá y me pueda quedar en México. Sería ideal, o salir a algún mercado extranjero también, pero volver a Chile no está en mis planes", dijo Pinto a medios tras enterarse de su salida.

"Me costó mucho trabajo salir a jugar al extranjero como para a los tres años volver. Ojalá que acá en México algún club se haga presente", añadió.

Pinto, quien asistió al Mundial de Sudáfrica 2010, sin jugar, contó que el técnico, quien lo dirigió en el Apertura 2012 y Clausura 2013, le dijo que se necesitaba una plaza más de extranjero "y que no iba a contar conmigo por dicha situación, que no tenía nada que ver el tema de rendimiento o ningún otro factor".

El guardameta se vio sorprendido por la decisión del estratega, aunque dijo que no se siente triste ya que él en todos los cambios observa una oportunidad, si bien estaba esperanzado en jugar para demostrar que podía ser el portero de la selección chilena.

"Tenía contemplado jugar lo antes posible para demostrar que puedo ser una opción en la selección y no soy de esas personas que bajan los brazos. Sigo con el mismo sueño e interés, estoy con toda la fe de que puede salir algo bueno y en los cambios hay que ver una oportunidad para cosas mejores", señaló.

Dijo que entiende su salida ya que el técnico mexicano busca armar al mejor equipo posible "y se respeta su decisión y ya está; hay que seguir adelante".

Pinto, quien tiene un año más de contrato, soportó la presión de estar peleando por no descender con el equipo que actualmente ocupa el penúltimo puesto en la tabla de descenso, apenas por delante del Atlante, último y principal candidato a perder la categoría.