24 de julio de 2013 / 02:06 p.m.

Olimpia de Paraguay buscará terminar con la obra que comenzó en su casa cuando visite al Atlético Mineiro de Brasil, que necesita del triunfo por más de dos goles. En el partido de "vuelta" de la final de la Copa Libertadores de América 2013.

El estadio Mineirao será el escenario donde se jugarán los últimos minutos de esta competencia, este miércoles en punto de las 21:50 hora local, con arbitraje del colombiano Wilmar Roldán.

Una ventaja importante fue la que consiguió en el primer capítulo de esa historia el conjunto "guaraní", la cual tiene mucho mérito si se toma en cuenta que prácticamente secaron la ofensiva del conjunto del estado de Minas Gerais.

El problema es que ahora tendrán la difícil misión de meterse a suelo brasileño, donde tendrán todo en contra, desde un inmueble con un mayor aforo y una afición que apoya en todo momento, la cual, si ve que su equipo no supera al rival empieza a caer en el letargo y la desesperación.

La escuadra guaraní, que quiere la cuarta Libertadores en su historia, tiene que ser inteligente para plantear este cotejo, porque mas allá de que debe cuidar la ventaja, tampoco le puede dar toda la iniciativa a su rival y confiar en algún contragolpe.

Mientras, el "Galo" llega otra vez en desventaja al juego de "vuelta" en casa, donde ha sufrido mucho en las dos últimas series que ha disputado, con Tijuana de México y Newell's Old Boys de Argentina, pero al final cumplió su objetivo para llegar a la final.

Poco es lo que pesado su gran figura, Ronaldinho Gaucho, quien necesita explotar un poco más ese talento que todavía tiene en los botines, aunque es evidente que en lo físico está muy lejos de lo que alguna vez alcanzó.

Para obligar al alargue, el Atlético Mineiro, que quiere su primer título de este certamen, necesita ganar 2-0, o por tres goles para levantar el título; cualquier otro resultado le da el trofeo al Olimpia. En caso de empate en el global, se jugarán tiempos extra y de ser necesario penales.

Notimex