REYNALDO OCHOA
13 de julio de 2013 / 03:01 p.m.

Monterrey • A un mes de haber sido anunciado, el Gobierno del Estado aún no ha enviado al Congreso Local la solicitud para fusionar o desaparecer al menos ocho organismos públicos descentralizados del Gobierno Central, que por ley tendrán que pasar por el voto de los diputados locales.

Fue el pasado 6 de junio cuando el gobernador del estado, Rodrigo Medina de la Cruz, y el tesorero Rodolfo Gómez Acosta, anunciaron la fusión o extinción de 16 dependencias que generarán un recorte de personal que implica a 300 funcionarios.

Esto forma parte del Programa de Ordenamiento y Fortalecimiento Interno de las Finanzas (POFIF) y que en esta etapa se fijó como plazo máximo para su realización los 90 días.

Sin embargo a poco más de 30 días del anuncio, el Gobierno del Estado no ha enviado todavía al Congreso local la solicitud para reformar el organigrama del Gobierno del Estado, y derogar las leyes que dan vida a ocho de los 16 organismos descentralizados y fideicomisos que buscan desaparecer para lograr ahorros económicos por 200 millones de pesos.

Ésta es una etapa que por ley tiene que cumplir el Gobierno Central si desea fusionar personal, recursos financieros, legales e incluso inmobiliarios, según se establece en la Ley Orgánica de la Administración Pública Estatal en sus artículos 34, 35, 36, 37 y 38.

En ellos se explica que en el caso de los organismos públicos descentralizados son dependencias del gobierno que cuentan con presupuesto y patrimonio propio, pero que son autónomos en su gestión y que prestan algún servicio al Gobierno del Estado.

Estos organismos son creados por el gobernador y también pueden ser liquidados por el Ejecutivo Estatal, pero requieren de la aprobación de los diputados locales para ambas acciones.

De entro de ésta figura se encuentran el Instituto de Vivienda, Sistema Estatal de Caminos, la Corporación para el Desarrollo Turístico y la Osetur, así como la Corporación para el Desarrollo Agropecuario de Nuevo León , Proderleón, la Agencia del Transporte y el Sistema Integral de Tránsito Metropolitano (Sintram).

Según el artículo 36 de la Ley Orgánica de la Administración Pública Estatal, "para el desarrollo de las funciones atribuidas al Ejecutivo Estatal, su titular podrá plantear mediante iniciativa de ley la creación de organismos descentralizados, o en su caso, ordenar a través de decreto la creación, fusión o liquidación de empresas de participación estatal, así como disponer la constitución o liquidación de fideicomisos públicos u otras entidades paraestatales, de conformidad con los ordenamientos legales aplicables".

En este caso "el Ejecutivo deberá rendir cuenta a la Legislatura del uso que hiciere de esta facultad".

Así mismo el Artículo 37 de esta misma ley, en su Capítulo Cuarto, de la Administración Paraestatal, dice: "Los organismos descentralizados gozarán de personalidad jurídica y patrimonio propio y podrán ser creados para auxiliar operativamente al Ejecutivo en el ejercicio de sus funciones".

Fuera de este proceso quedaron organismos como Fomerrey, el Fideicomiso Ciudad Solidaridad, la Secretaría de Obras Públicas, el Fideicomiso Turismo y el Fideicomiso Zaragoza, así como Fonagro y Fomento Agropecuario del Estado, Fidecitrus y Fidesur.

Para la fusión o desaparición de estos últimos organismos, el Gobierno del Estado no requiere la aprobación de los legisladores locales.

Cabe destacar que actualmente el Congreso del Estado se encuentra en etapa de receso y regresan a sesiones ordinarias hasta el próximo mes de septiembre, para esas fechas ya se habrá cumplido el plazo de 90 días que se autoimpuso el Ejecutivo Estatal.