6 de febrero de 2013 / 01:43 a.m.

Si no sostienen la defensa de los derechos humanos, perderán parte del gran respaldo popular que en estos momentos tienen, dice el vocero de la Red Guerrerense de Organismos de Derechos Humanos.

 Guerrero • La Red Guerrerense de Organismos de Derechos Humanos (RGODH) solicitó a los grupos de autodefensa evitar excesos en los retenes que mantienen en diferentes puntos de la Costa Chica, para no cometer errores como el Ejército Nacional durante la denominada guerra contra el crimen organizado.

Manuel Olivares Hernández, vocero de la red, recordó que en 17 años de existencia de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC) sus integrantes no han cometido los excesos que ya se adjudican a la Unión de Pueblos Organizados del Estado de Guerrero (UPOEG).

Dijo que la agresión con arma de fuego a dos turistas en el punto de revisión de la comunidad de Las Mesas es algo que no se debe minimizar y tiene que ser señalado públicamente para que no vuelva a ocurrir.

Sostuvo que la defensa de los derechos humanos debe asumirse como una máxima para los participantes del movimiento de autodefensa, porque de no hacerlo pueden comenzar a perder parte del gran respaldo popular que en estos momentos tienen.

“Recordemos que nosotros como defensores de derechos humanos siempre hemos denunciado la actitud de los militares, la policía ministerial y la federal cuando se agrede a los que pasamos por los diferentes retenes. Sabemos que los llamados daños colaterales cometidos por los militares son precisamente ataques a balazos contra gente que no se detiene”.

Lo que pasó el sábado en el retén de Las Mesas es algo parecido a lo ocurrido en otros lugares y con el Ejército, por eso Olivares Hernández manifestó que no debe pasarse por alto.

Insistió: “Creo que los coordinadores del movimiento deben mantener un control más estricto y entre otras cosas, deben hacer el llamado para evitar andar encapuchados”.

En estos momentos, dijo, no puede negarse la comisión de actos que constituyen abusos contra los automovilistas, por eso les solicitó que asuman una actitud más sensible con la población.

“Es necesario que demuestren que son diferentes a los policías y militares, que son una alternativa real para garantizar la seguridad en los caminos del estado”, enfatizó el dirigente.

Consideró importante establecer la diferencia que existe entre los grupos de autodefensa y la CRAC, ya que la coordinadora es una institución forjada a lo largo de 17 años y que ha consolidado el control de una zona muy amplia ubicada en el límite de la Montaña y Costa de Guerrero.

“Ellos garantizan la seguridad, procuran y administran justicia desde hace 17 años, no pueden de alguna manera verse afectados por lo que ocurre desde el pasado 5 de enero”, apuntó.

ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN