24 de febrero de 2013 / 12:10 a.m.

Los vendedores arrojaron piedras contra elementos policiacos, funcionarios locales y periodistas a quienes además les quitaron cámaras y equipo de trabajo.

 

Chiapas.- Cientos de vendedores ambulantes del primer cuadro de Tuxtla Gutiérrez se enfrentaron a pedradas con elementos de la policía local al ser desalojados por encontrarse en forma irregular, causando terror entre los comerciantes, residentes de la zona y personas que acudían a realizar compras.

Personal del Ayuntamiento capitalino inició un operativo de regularización de comerciantes informales, en su mayoría de extracción indígena, desde el viernes, sin embargo, los ambulantes reaccionaron de forma violenta en las últimas horas del operativo.

Alrededor del medio día de este sábado un grupo de choque vinculado con la Confederación de Trabajadores Mexicanos (CTM) y los 600 vendedores que ocupan las calles del primer cuadro se enfrentaron con los fiscales del municipio.

Minutos después, la agresión se tornó física cuando los vendedores y arrojaron piedras contra elementos de la Policía y funcionarios locales, golpeando a policías y periodistas por igual, quitándoles cámaras y equipo de trabajo.

Al lugar acudieron policías estatales preventivos y ambulancias para atender a los heridos, de los que no se sabe aún el número exacto, aunque se menciona a dos policías severamente apaleados con garrotes que utilizaron el grupo de choque y los ambulantes.Varias personas del municipio se encuentran retenidas en tanto Felipe Alamilla, contralor social del Ayuntamiento tuxtleco dijo que se están estableciendo mesas de trabajo para atender a los vendedores.

Al convertirse el centro de la capital chiapaneca en un campo de batalla se registró una estampida de personas que corrían hacia todos lados intentando escapar. Los comerciantes cerraron sus negocios. Las calles fueron bloqueadas y el transporte público no permitió el abordaje de personas a sus unidades.

Durante los primeros minutos del conflicto el caos generó todo tipo de rumores, desde una balacera hasta la invasión de elementos del Ejército Zapatista de Liberación Nacional.

HERMES CHÁVEZ