15 de febrero de 2013 / 02:30 p.m.

Los 10 policías vinculados con el ataque al convoy del procurador de Morelos, Rodrigo Dorantes, el pasado 7 de febrero, donde murieron tres escoltas, coinciden en que por órdenes superiores persiguieron e intentaron cerrar el paso al funcionario, ante la imposibilidad de identificarlo plenamente y la actitud hostil de su grupo de seguridad, que mostró sus armas de cargo.

Durante la audiencia de vinculación al proceso que se realizó ayer en Cuernavaca, los servidores públicos relataron la forma en que les fue ordenado perseguir al convoy del procurador.

"“Al emparejarme, (los escoltas) sacan sus armas y nos amenazan; me agacho... y escuchamos por radio no los dejen. Hagan 22. Investiguen... yo disparé dos veces, pero al aire para disuadir"”, explicó Héctor Rodríguez Camacho.

Se les preguntó a los imputados si sabían que eran policías ministeriales y contestaron que no.

"“Una persona empieza a disparar hacia mi camioneta... de donde se baja la persona que les dispara de la gris”", añadió Rodríguez Camacho.

Los disparos continuaron hasta que se ordena cese al fuego.

Afuera del juzgado, familiares de los detenidos se manifestaron y golpearon las puertas.

Un día después de la detención de los elementos policiacos, la titular de la SSP, Alicia Vázquez Luna, aseguró que los escoltas del procurador iniciaron los disparos.

En tanto, la camioneta del ex diputado Ricardo Dorantes San Martín, padre del procurador de Morelos, recibió un cristalazo, por lo que ya se indaga el caso.

 — REDACCIÓN