14 de mayo de 2013 / 11:47 p.m.

Guerrero • De las 39 órdenes de aprehensión que la Procuraduría General de Justicia del Estado obtuvo contra igual número de maestros disidentes, dos están amparados, cuatro ya fueron liberados y hasta el momento ninguno permanece en prisión.

Tanto el gobernador Ángel Aguirre Rivero como la dirigencia colectiva de la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación de Guerrero coinciden en el dato de la existencia de 39 órdenes de aprehensión relacionadas con los delitos de sedición, motín, daños en propiedad ajena, ataques a las vías de comunicación y terrorismo, aunque este último delito no aplica en todos los casos.

El pasado 2 de mayo, elementos de la Policía Investigadora Ministerial detuvieron a Genaro Guevara Hernández, José Lucas Tlatempa, Cesáreo Rosendo Feliciano y Mauro Lázaro García, quienes fueron relacionados con la violencia registrada en los edificios que albergan a las dirigencias estatales del PRI, PRD, PAN y Movimiento Ciudadano.

Solamente permanecieron 12 horas en los penales de Tepic, Nayarit, y el de Perote, Veracruz. Salieron libres y regresaron a Guerrero tras una negociación sostenida entre la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación y la Secretaría de Gobernación.

El pasado 9 de mayo, el juez primero de lo penal, Leoncio Molina Mercado, confirmó el auto de formal prisión en contra de los cuatro profesores, aunque se aclaró que estos podrían enfrentar en libertad el proceso penal al que se encuentran sujetos, pues los delitos por los que se mantuvo la acusación en su contra: sedición, motín y daños, no son considerados como graves.

La PGJE, a través del director de la Policía Investigadora, Marcos Esteban Juárez Escalera, sostuvo que había más órdenes listas para ejecutarse, bajo el argumento de restablecer plenamente al Estado de derecho.

El martes 14 de mayo, el secretario general de la coordinadora, Gonzalo Juárez Ocampo, y el vocero de la misma organización, Minervino Morán Hernández, reaparecieron públicamente y ofrecieron una conferencia en el campamento que se mantiene en la colonia Burócratas.

Los dos señalaron que obtuvieron el beneficio del amparo a través del Juzgado Séptimo del Poder Judicial Federal, ya que saben que sobre ellos recae una orden de aprehensión.

Confirmaron que hay más de 33 órdenes de aprehensión listas para ejecutarse, pero solo ellos recurrieron al amparo a partir de que son los líderes más visibles del movimiento.

En la CETEG saben que también existen causas penales abiertas en contra de Meynardo Román Pachuca, Manuel Rodríguez Gálvez y Manuel Salvador Rosas, quienes han asumido la dirigencia de manera transitoria, ante las ausencias de los principales líderes del movimiento.

 — ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN