27 de mayo de 2013 / 12:49 p.m.

Monterrey • El papel de la Comisión Estatal Electoral fue calificado de un modo muy regular por los ciudadanos que participaron en la jornada electoral del pasado 2 de julio de 2012.

Si bien las directrices salen desde el Pleno de este organismo ciudadano y las toman sólo 5 comisionados, la labor gruesa se queda en las comisiones municipales.

Fueron justamente los comisionados municipales quienes señalaron que no existe una claridad en el proceso de selección de sus homólogos o de otros funcionarios.

En un ejercicio realizado por la CEE en espacios de reflexión con ciudadanos que tuvieron alguna función el día de la jornada, la denuncia de la participación de personas con preferencias partidistas evidentes es destacable.

“Los CME (Comisionados Municipales Electorales) argumentan que hace falta mayor claridad en el proceso de selección (¿en qué se basa la CEE para designar a los presidentes, secretarios y vocales?).

“Solicitan que haya filtros más severos, mayor control e investigación a las personas que se seleccionarán como CME; consideran que existen personas que están dentro y tienen inclinaciones partidistas abiertas”, dice el documento.

Adicionalmente, muchos comisionados municipales se toparon con la pared de jefes de oficina provenientes de la Comisión Estatal Electoral que en todo momento trataron de restarles autoridad y con ello impidieron el avance de los trabajos asignados.

Destacan que es necesario que puedan tener algún tipo de opinión al momento de elegir colaboradores, ya que muchos de ellos no se desempeñan adecuadamente, y señalan relaciones familiares entre el personal de las comisiones municipales y los funcionarios de las mesas auxiliares de cómputo.

Llama la atención que la participación ciudadana en la organización de las elecciones y el día de la jornada electoral sigue teniendo su principal aliciente en la gratificación económica que se recibirá; mientras la inseguridad, la desconfianza y la posibilidad de fraude son las razones más mencionadas para mantenerse aparte del proceso.

SALEN TABLAS EN CAPACITACIÓN

Aunque la mayoría de los participantes (observadores electorales, funcionarios de casillas y asistentes capacitadores, entre otros) calificaron como “buena” la capacitación recibida, para los funcionarios de las mesas auxiliarles de cómputo, resultan insuficientes e irregulares.

La mayoría de los representantes de partidos no reciben capacitación por parte de sus institutos políticos, no conocen atribuciones ni sienten haber ejercido plenamente sus funciones, por lo que solicitan capacitación de la CEE.

El mayo problema fue la elección de funcionarios municipales de casilla, ya que se critica la sustitución alfabética y la carta de notificación.

“Emisión burocrática de nombramientos; actitud de supervisiones y coordinadores; un 14 por ciento de los asistentes capacitadores dicen que la relación con su supervisor fue de regular a muy deficiente; desorganización de archivos y cambio de indicaciones por parte de la CME y la CEE; presiones de partidos políticos y Comisiones Municipales Electorales para visitar ciudadanos con inclinaciones partidistas”, destaca el documento.

Las casillas y los equipamientos fueron valorados por los asistentes capacitadores como inadecuados en el 32 por ciento de los casos; el 35 por ciento de los funcionarios de casilla dicen que los espacios son reducidos y los observadores electorales en un 4 por ciento los califican como deficientes y muy deficientes.

Como problemática señalan falta de coordinación entre el IFE y la CEE, mobiliario inadecuado para personas con discapacidad, falta de luz, entre otras cosas.

Los comisionados municipales electorales criticaron la ausencia de coordinadores y más apoyo de la CEE; señalan falta de preparación y rotación constante de los representantes de los partidos.

Sobre los debates, las comisiones municipales aseguran que tienen poco o nulo apoyo de la CEE para su organización,mientras 58 por ciento de los electores que lo vieron, les sirvió para definir su voto.

La falta de apoyo por parte de Comisión Estatal Electoral se percibió también desde la comunicación institucional: la mayoría de los integrantes de las CME afirman que hizo falta la relación directa con los comisionados ciudadanos; incluso existen algunas acusaciones de abuso de autoridad.

Análisis de 2012

El estudio se aplicó entre mil 053 ciudadanos que tuvieron participación en la organización del proceso electoral de 2012 en Nuevo León para renovar alcaldías, Congreso y gubernatura.

Con diferente incidencia, señalan aún casos de presiones económicas, intentos de compra de votos, y problemas de organización desde la Comisión Estatal Electoral.

MOTIVOS PARA NO PARTICIPAR

La falta de confianza en los partidos políticos, la corrupción de los candidatos y la desconfianza en los organismos electorales, son las razones de los ciudadanos para no asistir a las urnas durante una jornada electoral.

De los 281 no electores encuestados las semanas posteriores a las elecciones un 26 por ciento no cree en los procesos mientras un 20 no acudió por razones laborales y el mayor grupo alegó otras ocupaciones e incluso la falta de la credencial de elector.

Sin embargo, más de la mitad, 60 por ciento, dice que sí votará en la próxima jornada electoral del 2015 mientras un 19 por ciento se mantiene en su postura de seguir alejado de los comicios..

Daniela Mendoza