27 de marzo de 2013 / 05:58 p.m.

El León era el equipo chico de casa, estaba en Liga de Ascenso, y era también el refugio de aquellos jugadores que perdían vitrina dentro del Grupo Pachuca. Los Tuzos eran el hermano mayor.

Los verdes volvieron a Primera y con ello aquellos jugadores retomaron un segundo aire.Son en total diez elementos que estuvieron con Pachuca y fueron enviados y además continúan con León, primeramente para lograr el ascenso y luego para mantener la categoría. Algunos se han mantenido en su nivel y son referentes en la categoría e incluso uno es seleccionado nacional.

Edgar Hernández siempre estuvo a la sobra de Calero. Aris Hernández fue formado en Pachuca, pero enviado y destacado en los Indios de Juárez. Luis Montes era una de las promesas, estuvo un tiempo en Indios, pero fue en Pachuca donde vivió grandes momentos, sin embargo no tuvo continuidad y fue perdiendo fuerza hasta llegar al León. Carlos Peña debutó en la 2009-2010 con los Tuzos, inició muy bien, tuvo constancia, pero después era mandado al equipo sub20 hasta llegar con la Fiera donde juega desde 2011. Y Juan Carlos Rojas, un lateral hecho en León, fortalecido en la Bella Airosa y ahora está devuelta con la Fiera.

Además de Nery Castillo, quien llegó a México por Pachuca y Hugo Sánchez, donde sólo estuvo seis meses.

Además de ellos, también están con este León Edwin Santibáñez y los juveniles Iván Pineda, Fernando Torres y el actual arquero titular William Yarbrough.

“QUIERO AL LEÓN Y QUIERO GANAR”

En León, Luis Montes resucitó en el futbol y ahora es uno de los referentes del equipo esmeralda y de la Liga MX.

El Chapo es formado totalmente en la Bella Airosa, pero devuelto al juego por los verdes. Está agradecido con los Tuzos pero es la Fiera a quien lleva en el corazón.

“Estoy muy agradecido con Pachuca por la oportunidad que me dio, pero ahorita represento al León y lo quiero mucho porque aquí ascendí, aquí se me dio el segundo aire y a la institución la llevo en el corazón”, dijo el centrocampista esmeralda.

Montes ya ha enfrentado al León vestido de Tuzo y a los Tuzos vestido del León. Es un juego por el orgullo, dice, y este sábado no quiere perder.

“Son de la misma directiva y todo, pero ninguno quiere perder. No queremos perder con Pachuca, no es un partido por el orgullo”, enfatizó el 10 panza verde, el jugador que más ha jugado con el León al frente de Matosas.

“LLEVO AL LEÓN EN LA SANGRE”

Es de la cantera Tuza, sólo llegó a entrenar con el primer equipo mas nunca debutó en Primera. Fue hasta que llegó al León.

William Yarbrough no siente nada especial por enfrentar al equipo donde nació como futbolista.

“Es la primera vez que me toca enfrentar a Pachuca estando en la banca, en la cancha o en cualquier división.

Estuve siete años allá, pero no hay nada especial aunque sí le guardo cierto cariño a personas que conocí allá, pero al final de cuentas el sábado te tienes que olvidar del Grupo Pachuca, de si conoces a alguien o no porque es una batalla dentro de la cancha y vamos a hacer todo por sacar los tres puntos.

Respeto mucho al Club Pachuca, pero yo me enamoré del León. Más contento no podría estar (con el debut) y sí algo puedo decir es que al León ya lo llevo en la sangre”, expresó el guardameta felino.

El sábado se miden León y Pachuca en un duelo donde sin importar el parentesco, la Fiera quiere ganar porque necesita puntos y por orgullo.