Carlos Hernández Castrejón
14 de febrero de 2013 / 09:55 p.m.

Oribe Peralta regresó este jueves al trabajo en cancha, pero llevará un proceso de adaptación con la máscara que habrá de utilizar durante un mes, para proteger las lesiones que tiene en el rostro.

La intención del cuerpo médico y cuerpo técnico del equipo es que el 'Cepillo' pueda jugar ante el América, por lo cual tendrá que acostumbrar, principalmente, su visión periférica.

El delantero de Santos Laguna debe protegerse el rostro para que las fracturas sanen sin problema alguno, la máscara debió de policarbonato debió llegar este jueves y para la práctica de este viernes tendrá que salir a entrenar con ella.

El técnico Pedro Caixinha al respecto comentó: "La máscara está por llegar, mañana (viernes) ya saldría a la cancha con esa protección, tiene que estar un mes con la máscara, entrenando y jugando; pero debe adaptarse tan pronto como sea posible, para no tener problemas con la visión periférica, porque el tema de la confianza en Oribe es favorable, porque él va con la cabeza a donde otros van con los pies, eso no creo que sea el problema, pero si lo que corresponde a la visión periférica".

Pedro quiere tenerlo de regreso tan pronto como sea posible, sin arriesgarlo, pero por ahora tiene que echar mano de la gente que está disponible y para enfrentar al líder de la competencia, los Tigres, es probable que le de oportunidad al colombiano Andrés Rentería.

"Rentería es un jugador que viene de la segunda división de Colombia, tiene 19 años, viene de un entorno familiar que no es fácil, de un entorno de club que no se compara con Santos, así que hay que darle tiempo para la adaptación, hay que caminar y darle tranquilidad, seguridad y confianza para adaptarse a la dinámica del equipo; cada día que pasa está mejor, va a tener su oportunidad contra Tigres, después me dirán cómo está", expuso.

Por lo que respecta a Mauro Cejas, el timonel dijo: "No podemos ponerle presión a los refuerzos, Mauro (Cejas) no tiene el alta, la última vez que conversamos hemos quedado que quedaría listo esta semana, pero esto es un proceso, ha tenido un pequeño problema en la rodilla que le ha costado una semana más, esperemos que pueda estar al cien por ciento para la próxima semana. En el caso de Calderón, ha estado de inicio y de relevo, ha estado muy bien, es un jugador de equipo, me gusta, es despierto y trabaja mucho en los entrenamientos, con él se puede contar siempre, hace su trabajo, no puede hacer todo, pero me tiene satisfecho".

Por lo pronto, el portugués busca la forma de anular la ofensiva de Tigres, indicó que es uno de los puntos que están en el plan de juego, "no puedo decir cómo vamos a salir, no vamos a alterar nada de lo que respecta a nuestro parado, lo que son nuestros jugadores, pero sí hay jugadores de Tigres que tienen determinadas características cuando tienen el balón y hay que estar bien parados para evitar que el balón les llegue y saber cómo defender, es nuestro trabajo, cuando preparamos un partido vemos los puntos fuertes del rival y buscamos la forma de anularlos, pero también se detectan los puntos más débiles para poder explotarlos. Con Tigres no habrá nada distinto en cuanto a nuestra preparación".

Afirma que Tigres tiene puntos débiles como todos los equipos, pero "no puedo decir cuáles, porque esto es como un juego de ajedrez, no puedo hablar de ello y decir lo que vamos a hacer".

En otro tema, Caixinha aseguró que ha aprendido mucho del futbol mexicano, "tengo la misma idea, es un futbol muy atractivo, muy competitivo, equilibrado, en el futbol donde vengo normalmente hay como cuatro o cinco equipos contra los que de ante mano se sabe que se va a perder, pero aquí el futbol es muy equilibrado, las probabilidades son parejas; pero veo que la afición es local, no hay una afición de un solo club, cada ciudad tiene su afición como ocurre en Inglaterra y eso me gusta. Quiero señalar que Héctor Herrera, quien va para el Oporto, es un jugador que me gusta mucho, es muy probable que vaya a sustituir a Butinho, con quien pude trabajar desde que tenía 18 años. Hay buenos jugadores mexicanos, el mercado es muy bueno".

Aseguró que la liguilla sigue como objetivo, pues "si este torneo fuera por puntos, entonces estaríamos un poco lejos de pensar en el título sin duda alguna, pero si en este torneo corto donde clasifican ocho a la liguilla, todo puede ocurrir, pero hay que estar ahí".