2 de julio de 2013 / 05:24 p.m.

Considerado con pocas posibilidades de ganar la prueba de 25 kilómetros (15,5 millas) en las calles de Niza, el equipo Orica rompió los pronósticos al superar por .75 segundo a Omega Pharma-Quickstep. Los cuatro primeros terminaron con una diferencia de 10 segundos entre sí. Orica registró un tiempo provisional de 26 minutos y 25 segundos.

"No pude imaginarme que pasaría esto. Para mí es un sueño, como también para mi equipo y para mucha gente en Australia", dijo entusiasmado Gerrans, que habló en francés. "Mi primer entrenador fue Phil Anderson, que fue el primer australiano en lucir la casaca amarilla. Por eso, haberlo logrado es algo muy especial".

El ciclista de 33 años, que ganó la tercera etapa del lunes en un embalaje, le arrebata la punta de la prueba al belga Jan Bakelants.

"Supe que habría algunas etapas especiales para mí en la primera semana", dijo Gerrans. "Es una gran satisfacción ganar la etapa y tomar la casaca amarilla. Trataremos de mantenerla por un par de días".

Los pedalistas de Orica formaron un círculo y se abrazaron y palmearon mutuamente cuando tuvieron el triunfo asegurado.

"Somos un grupo de amigos en el equipo; nos conocemos desde hace mucho", agregó Gerrans. "Por eso es un triunfo del equipo y esta casaca también es para el equipo".

El equipo Sky, del favorito Chris Froome, terminó tercero, delante del Saxo-Tinkoff de Alberto Contador.

Bakelants perdió la casaca de puntero porque su equipo RadioShack terminó muy atrasado. Evitó por una uña un choque cuando se acercó peligrosamente a unas barandas metálicas.

Froome está a tres segundos de Gerrans, que no está considerado entre los favoritos, y el dos veces campeón Contador quedó a seis segundos de Froome.

Los competidores retornaron a Francia continental después de tres etapas en la isla de Córcega.

Bajo un cielo azul, los equipos partieron a intervalos de cuatro minutos en orden inverso a su posición, lo que significa que el primero en largar fue Argos-Shimano, y el último RadioShack.

Argos-Shimano, con Marcel Kittel —el alemán que ganó la primera etapa el sábado— partió primero. Pero Omega fue el que más atacó al principio, con un ritmo feroz pese a que su mejor ciclista, Tony Martin, corre con las secuelas de su caída en la primera etapa.

Los corredores de Garmin-Sharp, ganadores convincentes de la contrarreloj cuando se efectuó hace dos años, partieron con la esperanza de colocar al veterano David Millar en la punta de la general. Pero terminaron en sexto lugar y Millar se atribuyó la culpa.

"Hoy no estuve en buena forma pero el equipo anduvo muy fuerte", dijo el veterano de 36 años.

AP