1 de junio de 2013 / 06:23 p.m.

La estadounidense Bethanie Mattek-Sands, verdugo en tercera ronda de Roland Garros de Paula Ormaechea, comentó tras su victoria que la argentina ha progresado mucho esta temporada y le auguró un gran futuro.

"Tiene un gran futuro. Jugué contra ella el año pasado y ha mejorado mucho", dijo después de vencer hoy en Roland Garros por 4-6, 6-1 y 6-3 en 1 hora y 41 minutos.

No obstante, en aquella ocasión, sobre la tierra batida de Bruselas, la argentina se llevó el triunfo por 6-2, 4-6 y 6-3.

"Sabía que tendría mucha confianza en polvo de ladrillo (...) y que no tenía nada que perder", dijo la estadounidense.

Mattek-Sands empezó ganando 3-0, pero después se dejó arrebatar el primer set.

"Hasta el 3-0 estaba jugando muy bien, pero entonces cometí algunos errores, dejé de jugar mi juego. Estoy muy contenta de cómo pude volver en el segundo set", comentó la estadounidense, que valoró positivamente haber sabido cerrar los dos últimos sets "muy rápido", en solo una hora y cinco minutos.

EFE