27 de febrero de 2013 / 05:44 p.m.

El senador panista rechazó decir nombres de líderes sindicales que deben ser los próximos en ser detenidos, aunque señaló hay muchos casos similares a los de Gordillo.

 

Monterrey.- La detención de Elba Esther Gordillo por desvío de fondos puede ser el inicio de una limpia y combate a la corrupción por parte del gobierno de Enrique Peña Nieto, al igual que puede tratarse de una venganza política y personal consecuente a la oposición de la lideresa del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) a la reforma educativa aprobada por el presidente, consideró el senador Raúl Gracia.

A pesar de que rechazó decir nombres de líderes sindicales que deben de ser los próximos en ser detenidos, Gracia dijo que hay muchos casos similares a los de Gordillo que deben ser combatidos de la misma manera.

El panista expresó que el arresto de Gordillo puede ser el primer indicio de una repetición del sexenio de Carlos Salinas de Gortari más de veinte años después.

En entrevista telefónica con Azucena Uresti, el senador dijo que es importante que como mexicanos aprendamos de nuestros errores para evitar que la historia se repita.

"Esperemos que sea una investigación sólida, que la PGR haya integrado bien el expediente para que se actúe conforme al derecho", comentó en Milenio Radio Monterrey.

Asimismo, destacó que la diferencia entre un combate a la corrupción y una venganza política es que en el primer escenario, el motivo detrás del arresto de la lideresa sea el respeto al Estado de derecho y la búsqueda de la justicia.

"Si es un combate sistemático a la corrupción, a la opacidad y a la manipulación sindical lo podemos llegar a reconocer. Tenemos que esperar a que se dé de una forma sistemática con un plan integral".

Por otro lado, el funcionario también habló de la necesidad separar el liderazgo sindical del poder político, lo que según dijo sería el resultado ideal del combate a la corrupción y lucha por la justicia.

REDACCIÓN