27 de octubre de 2013 / 04:11 p.m.

Monterrey.- El cantante Pablo Milanés se presentó después de siete años la noche de ayer en la Sultana del Norte. La Arena Monterrey lució abarrotada.

Durante casi todo el concierto el cubano permaneció sentado. Fue tan sólo en dos ocasiones que se puso de pie para agradecer a su público, a pesar de tener una prótesis en la cadera  

Una hora con 50 minutos fue suficiente para transportar a través de un viaje a los éxitos y los nuevos sencillos del cantautor a través de 27 piezas musicales.  

ALBERTO SANTOS