21 de noviembre de 2013 / 04:58 a.m.

Otros jugadores en Green Bay tienen que dar el paso al frente, y pronto, si no quieren que los predicamentos empeoren en la División Norte de la Conferencia Nacional.

Por ahora, Rodgers es un mero observador. Ayuda como una suerte de coach extraoficial de quarterbacks, muy bien remunerado.

"Por eso el fútbol (americano) es un deporte de conjunto. Ahora, los otros 52 jugadores en la nómina darán la cara", dijo Rodgers el miércoles. "Es duro estar fuera, evidentemente, porque me encanta jugar. Sólo trato de ayudar en lo que pueda".

El entrenador Mike McCarthy ha anunciado ya que Scott Tolzien será el mariscal para el encuentro del domingo contra los Vikings. Hay al menos un poco más de claridad en cuanto a si Rodgers, el Jugador Más Valioso de la NFL en 2011, estará listo para volver al terreno tras fracturarse la clavícula izquierda el 4 de noviembre en un duelo contra los Bears.

McCarthy dijo el martes que corresponde a los médicos decidir cuándo volverá Rodgers. El quarterback divulgó el martes en su programa de radio que necesitará practicar un par de días antes de un partido, a fin de jugar. Eso significa que si entrena el viernes, hay probabilidades de que enfrente a los Vikings.

"Evidentemente, tengo una participación nula hoy, dependiendo de lo que ustedes consideran como dar consejos. Sólo hay que esperar qué pasa", dijo Rodgers en su primer encuentro con la prensa frente a su casillero desde que sufrió la lesión.

El efecto de la ausencia sobre el resto del ataque fue evidente en la derrota por 27-13, la semana pasada ante los Giants. El corredor Eddie Lacy fue limitado a 14 acarreos y 27 yardas. Sin embargo, anotó al conducir el balón una yarda.

En general, la ofensiva por tierra se vio limitada a su peor cifra de la temporada, con 55 yardas en 20 acarreos.

Los safeties contrarios juegan más cerca de la línea. Las defensivas colocan con más frecuencia a ocho hombres al frente.

"Es realmente difícil hacer que una jugada funcione en estas situaciones, pero me concentro en lograr algo positivo y cerciorarme de que no me derriben ni me hagan perder yardas, porque puedo agravar aún más las cosas para la ofensiva", dijo Lacy.