9 de octubre de 2013 / 05:09 p.m.

Manny Pacquiao es el factor que une las historias del mexicano Juan Manuel Márquez y el estadunidense Timothy Bradley, quienes este fin de semana se medirán en Las Vegas, Nevada, para disputar el cinturón que La Tormenta del Desierto le arrebató a PacMan el año pasado.

Bradley y Márquez son dos historias de triunfo que se contraponen, pues mientras el mexicano llegó al punto más alto de su carrera tras conseguir ese nocaut en el sexto round que dejó en la lona a la estrella filipina; el triunfo del estadunidense lo dejó sin el reconocimiento que proyectaba al conseguirlo mediante una polémica decisión dividida.

"Me sentí mal, pues en lugar de que se me reconociera como campeón invicto, los fanáticos me trataban como si hubiera matado a alguien. No está nada bien, esta pelea ante Márquez es para tomar mi lugar, para que ese respeto llegue", reconoció Bradley, quien en nueve años como profesional solo ha estado cerca de la derrota con dos decisiones divididas.

ESPINA CLAVADA

Juan Manuel, por su parte, tiene razones diferentes para enfrentar a un boxeador 10 años menor: quiere hacer historia.

El peleador dirigido por el veracruzano Ignacio Beristáin ignoró todo tipo de advertencia, pues quiere poseer la corona welter de la Organización Mundial de Boxeo que los jueces le negaron en noviembre del 2011 cuando le dieron la victoria a Pacquiao con una decisión mayoritaria.

Ya me pasó una vez, ya me negaron ese cinturón, no pasará otra vez. Ese título debió ser mío desde 2011, pero todo está cayendo en su lugar. Primero, con ese nocaut sobre Pacquiao cerré un gran capítulo en mi vida profesional, ahora me toca recuperar ese campeonato", dijo el mexicano, quien recientemente cumplió 40 años y quien sostuvo una larga rivalidad con el peleador oriental que dejó un balance de un empate (2004), dos victorias para el filipino (2008 y 2009) y el triunfo para Márquez en diciembre pasado.

Beristáin, quien fue uno de los que se oponía a que Juan Manuel enfrentara a Bradley, aseguró que el deseo de su peleador es recuperar ese título pues es "una espina que tiene clavada". "Es algo que no dejará estar tranquilo a Juan, si no lo hace no estará a gusto. No quería que lo enfrentara pues tiene un estilo muy sucio, pero apostaremos a la técnica. Juan tiene técnica mucho mejor que la de Bradley", declaró Beristáin, quien asegura ver muy motivado a su peleador por el hecho de tener la oportunidad de recuperar ese pedazo de pasado que le impedía seguir adelante.

Márquez ha descartado, casi hasta el cansancio, volver a enfrentar a PacMan bajo cualquier circunstancia, sobre todo si consigue una victoria ante La Tormenta del Desierto el sábado. Sin embargo, el estadounidense confirmó que no tendría problemas en volver a enfrentar al filipino, pues  quiere demostrar que posee las herramientas necesarias para imponerse y, de paso, dejar claro que tanto Márquez como él han superado al tagalo que se cruzó en sus caminos.

Érika Montoya