1 de julio de 2013 / 02:12 p.m.

Monterrey• Para los diputados federales del PAN, PRI y el PRD el Pacto por México se topará en la Reforma Energética pues es donde todos han fijado una postura diferente en la que parece nadie cederá.

Así lo consideró el legislador albiazul por el Distrito 1, Homero Niño de Rivera y señaló que aunque falten todavía reformas y acciones pendientes, el pacto habrá cumplido su objetivo primordial si concluye en esta etapa.

En este sentido, mencionó que la discusión de la Reforma Energética será una prueba para medir la fuerza del tratado que hicieron los partidos el 2 de diciembre de 2012.

“El PRD ya fijó su posición muy clara ‘No a la Reforma Constitucional’ y el PAN fijamos una posición muy clara desde el principio, no a la Reforma Energética sin antes modificar la Constitución”, indicó.

Mientras tanto, los legisladores priistas defienden la propuesta del presidente Enrique Peña Nieto cuyo punto principal es abrir Pemex a la inversión privada.

Javier Treviño Cantú, integrante de la Comisión de Energía de la Cámara de Diputados, explicó que la Reforma Energética es urgente para mejorar la economía del país y los alcances tienen que ser considerados por los demás partidos que se oponen en particularidades.

“Ya se acabó la época del petróleo fácil, ahora está en la profundidad y se requiere una gran inversión, tecnología y varios jugadores”, dijo.

Los legisladores estuvieron como invitados en el programa Cambios que conduce el arquitecto Héctor Benavides y ahí coincidieron en que hasta el momento se llevan resultados positivos.

Así lo señaló el diputado Héctor Gutiérrez de la Garza quien mencionó que la voluntad de los partidos ha permitido un 70 por ciento de acuerdos legislativos.

“Aquí lo que hay que prevalecer es que efectivamente el discurso de que el interés nacional va antes que el particular, se está llevando a la práctica y ese es el reconocimiento de todos”, mencionó.

Por su parte el secretario de Finanzas del PRD, Javier Garza Benavides señaló que los escándalos políticos están ensuciando el Pacto por México y podrían ponerle un freno a los avances que llevan hasta el momento.

SANDRA GONZÁLEZ CORTÉS