28 de junio de 2013 / 02:17 p.m.

Tras ocho días de investigación por parte de la Procuraduría de Justicia Estatal, la madre del recién nacido reportado como robado el pasado 19 de junio en la zona norte de la capital oaxaqueña declaró que fue su propio esposo quien ultimó al bebé.

De acuerdo al testimonio de Jovita Martínez, Salvador Gómez mató al niño porque advertía que no lo reconocía como suyo.

La mujer relató que su esposo mató al bebé luego de meterlo en un morral y sentarse en él, asfixiándolo, hasta que lo dejó sin vida y después lo arrojó a la ribera de un arroyo, un carrizal en la periferia de la capital, donde la policía lo encontró.

El pasado 19 de junio Salvador Gómez y Jovita Martínez se presentaron en el Ministerio Público para presentar una denuncia formal por el robo con violencia de su bebé, motivo por el cual se activó la alerta Amber, para su búsqueda y localización.

En las declaraciones de los denunciantes, al momento de ratificar la misma, la autoridad Ministerial se trasladó a San Miguel Peras, Zaachila, Oaxaca, lugar de origen de los padres del menor sustraído, donde recabó la declaración de familiares y personas cercanas a la madre, quienes señalan que “el padre quería dar algo de tomar a Jovita para que perdiera al bebé, pues no quería al niño”.

El jueves 27 de junio la madre del recién nacido fue citada nuevamente a declarar y ahí relató la manera en que su pareja finalmente mató al bebé, señalando que desde el momento en que salieron de la clínica donde dio a luz el pasado 19 de junio, Salvador le dijo que lo abandonaran en algún sitio, a lo que ella se negó en un primer momento por termo a que lo lastimara.

Metros más adelante el hombre solicitó nuevamente al menor, la madre se lo entregó, caminaron un poco y después se sentaron.

Jovita señaló que su cónyuge metió al bebé en un morral, mismo que trató de recuperar aunque no lo logró. Contó que el hombre se puso de pie y camino rápidamente hasta que hizo la parada a un taxi que los trasladó a la central camionera.

Entraron en la última puerta de la terminal de segunda clase, el hombre seguía caminando rápidamente hasta que la mujer lo perdió de vista, cuando lo alcanzó -relata-, se encontraba sentado sobre el morral donde estaba el bebé, le dijo que se levantara pero no accedió, e impidió que la mujer se acercara para conocer el estado del recién nacido, llegaron después a un muro donde no había gente, ahí le mostró al bebé, mismo que ya estaba morado o muerto, impidiendo que lo sacara del morral.

Posteriormente ambos se internaron en la central de abasto, el hombre pidió a Jovita lo esperara y se fue; regresó media o una hora después con su hermana.

La madre del niño señaló que durmió en el lugar hasta que llegó su hermana y se trasladaron a la agencia del Ministerio Público a denunciar los hechos, durante el camino, el hombre insistió a la mujer que no dijera nada, o también la mataría.

La declarante indicó que en días pasados le estuvo preguntando a su pareja dónde había dejado al bebé hasta que finalmente le respondió que lo tiró debajo de un puente, cercal del Río Atoyac, y la amenazó con matarla si decía algo.

Derivado de lo anterior se solicitó a la Agencia Estatal de Investigaciones, la localización y presentación del padre del menor, el cual una vez presentado manifestó que el pasado 19 de junio depositó al menor en una bolsa de plástico, poniéndole encima la ropa de su concubina y los pañales para luego meterlo en un morral.

Aproximadamente a las 14:00 horas de ese mismo día dijo que se trasladó a la Central Camionera, para una dejar a su concubina sentada, dirigirse al puente Valerio Trujano, y en un carrizal, tirar la bolsa conteniendo al bebé y la ropa, para luego regresar a la Central por su pareja.

Él mismo apunta al final de su declaración: ""lo quería matar porque dude que fuera mi hijo por eso lo tiré en el carrizal y lo abandoné, porque no quería que ese niño viviera y mi intención siempre fue que no naciera por eso lo tiré para que se muriera…""

Finalmente, durante el transcurso de la declaración del padre del menor el jueves 27 de junio, se tuvo conocimiento que en inmediaciones de la avenida Gómez Morín, en un recorrido de vigilancia por un elemento policial y derivado de los olores que salían de una bolsa se percató de que en una bolsa se encontraban los restos del menor.

Causas de la muerte

De acuerdo a los exámenes practicados al cuerpo del bebé, la causa de la muerte fue asfixia por obstrucción externa de la vía aérea.

El tiempo estimado del fallecimiento fue de siete a nueve días.

— OSCAR RODRÍGUEZ | CORRESPONSAL