26 de febrero de 2015 / 02:12 p.m.

México.- El Ministerio Público de Guerrero, la Comisión Estatal de Derechos Humanos y una comitiva de estudiantes y padres de familia de la normal rural de Ayotzinapa sí ingresaron al cuartel del 27 Batallón de Infantería para buscar a los jóvenes que habían desaparecido el 26 y 27 de septiembre pasado.

Eso ocurrió menos de 48 horas después de que los normalistas fueron agredidos a balazos y levantados por policías de Iguala, Cocula y sicarios de los Guerreros Unidos. A las 12 del día del 28 de septiembre.

Un día después, debido a una llamada anónima que alertaba sobre la supuesta presencia de los estudiantes desaparecidos en el cuartel, la fiscalía realizó una nueva búsqueda, pero ya sin acompañantes. La primera inspección se había hecho a solicitud de los padres, de los estudiantes y de sus asesores.

Así se establece en documentos de la fiscalía de Guerrero en poder de MILENIO.

Desde diciembre pasado la principal demanda política de familiares, estudiantes y asesores del movimiento de Ayotzinapa ha sido ingresar —ahora se puede decir que nuevamente— a ese cuartel y a otras instalaciones militares en diferentes entidades.

A las primeras diligencias ministeriales que se llevaron a cabo en las instalaciones militares para buscar a 57 estudiantes (ese era el número de jóvenes no ubicados inicialmente) acudieron "integrantes de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa, su abogado Vidulfo Rosales y algunos familiares de los jóvenes", se lee en documentos de la Fiscalía General de Guerrero sobre el caso.

También estuvo presente "personal de la Comisión de los Derechos Humanos" local, que "dio fe de los recorridos y actuaciones realizadas" no solo en las instalaciones militares, sino en posteriores recorridos en los edificios de la fiscalía, la Policía Ministerial, la Policía Municipal, así como en dos hospitales.

Las actividades concluyeron por la noche: "Este operativo coordinado culminó a las 19:45 horas con el regreso de los familiares y estudiantes a las instalaciones de la Escuela Normal Rural Raúl Isidro Burgos de Ayotzinapa", se explica en una tarjeta informativa sobre lo sucedido ese día.

La visita no incluyó la totalidad de las instalaciones militares, por decisión del coronel Rodríguez Pérez, quien invocó obediencia a la "superioridad".

MILENIO fue informado por uno de los funcionarios que participó en la inspección que los sitios que no recorrieron fueron "la armería", "las oficinas" de la comandancia y oficiales, las áreas de comunicaciones, así como la zona de cocina, comedores y atención médica.

La diligencia en el cuartel militar inició a las 12:00 horas y terminó menos de una hora después, "concluyendo la visita sin ninguna información relevante", sintetiza una tarjeta informativa.

El Ejército también fue conminado por la fiscalía el mismo 28 de septiembre para que respondiera ministerialmente si había detenido a los estudiantes hasta ese momento desaparecidos. Y para que entregara las bitácoras del cuartel.

El comandante, supo MILENIO, previa autorización de la superioridad, entregó las bitácoras y respondió que no: que los soldados no habían detenido a nadie.

FOTO: Reuters

TEXTO: JUAN PABLO BECERRA- ACOSTA M. Y CARLOS PUIG/MILENIO