9 de noviembre de 2013 / 01:10 a.m.

Monterrey.- El principal obstáculo de los maestros que atienden comunidades alejadas del estado no es la inseguridad, sino sus propios padres que en muchos casos los conminan a dejar esta profesión, preocupados por su integridad.

Tras la toma de protesta a los líderes para la educación comunitaria, que atienden 500 puntos marginales de Nuevo León, la directora del Consejo Nacional de Fomento Educativo, Alma Carolina Viggiano, reveló que el 15 por ciento de estos desertan en pleno ciclo escolar por la presión familiar.

No obstante, la funcionaria indicó que esta cifra se encuentra por debajo de la media nacional, que oscila en el 22 por ciento.

“En realidad (la inseguridad) no es un factor, por ejemplo, que determine en si mismo la deserción de los propios líderes para la educación comunitaria, porque nuestros jóvenes siempre portan una camiseta o una chamarra que lleva las siglas del Conafe…nuestros jóvenes son muy respetados.

“Sin embargo, lo que si te puedo decir, es que los padres de familia pues se preocupan mucho por los chicos, y cuando regresan de vacaciones, generalmente es en diciembre. Los desalientan, por el temor, la protección que los padres queremos ejercer con nuestros hijos, les dicen que no vayan porque están muy lejos”, detalló Viggiano.

A diferencia de otros estados, como Oaxaca o Chiapas, en Nuevo León las comunidades no se encuentran tan alejadas de la zona metropolitana, lo que también coadyuva a evitar la deserción.

Pese a ello, a fin de contener este éxodo,  el estado anunció incentivos económicos y apoyos tecnológicos para aquellos maestros que se mantengan en esta labor.

Aurora Cavazos, secretaria de Educación, indicó que hará dos bonos para los maestros comunitarios, además de una laptop para cada uno de ellos.

“Un bono en diciembre que ya me instruyó el gobernador que sería alrededor de mil 500 pesos y uno adicional al concluir el ciclo escolar que va a ser de un monto más alto que voy a definir junto con el señor delegado (de Conafe).

“En virtud de las posibilidades financieras del estado, pero me pidió que fuera más alto al concluir precisamente para incentivar que ellos se arraiguen en la comunidad, que no deserten”, precisó la funcionaria.

A nivel local, 679 jóvenes del programa Conafe atienden a poco más de 5 mil niños, desde preescolar hasta secundaria, en 500 comunidades alejadas de la zona metropolitana, donde el sistema educativo tradicional no llega.

De acuerdo a Cavazos, con esta cifra se completa el 100 por ciento de cobertura en educación básica para la niñez de la entidad.

Luis García