Óscar Rodríguez 
21 de agosto de 2013 / 11:44 p.m.

 

Oaxaca • En la Villa de Etla del estado de Oaxaca, los padres de familia de una secundaria técnica decidieron darle la espalda a los profesores de la sección 22, por lo que acordaron aceptar el apoyo de los maestros de la sección 59 para reiniciar clases este jueves en la comunidad.

La votación que realizaron los asistentes fue unánime, de rechazo y reproche al paro magisterial que realizan los maestros de la sección 22.

A la convocatoria respondieron al menos 800 tutores de unos mil 150 alumnos de la Escuela Secundaria Técnica número 84 de La Comarca.

Liderados por el Sergio Robles Dávila, en su calidad de vicepresidente de la Asociación de Padres de Familia, los inconformes se pronunciaron por el respeto al ciclo escolar y a los 200 días que marca el calendario escolar.

Dejaron claro que ni un día más están de acuerdo en perder, si se trata solo de valer intereses políticos y de gremio, cuando en medio se pone el futuro de la educación de miles de escolares.

Los padres de familia solicitaron el respaldo institucional y aval de su determinación por parte del gobierno de Oaxaca.

“Le estamos solicitando al gobierno de Gabino Cué y al Instituto Estatal de Educación Pública de Oaxaca y a las instancias gubernamentales se solidaricen con nuestra justa demanda en pro de la niñez y juventud de esta demarcación, los cuales asisten (en dos turnos) a la secundaria que vamos abrir para empezar a dar clases”.

Robles Dávila mencionó que es “inadmisible que los profesores dejen de impartir clases, cuando tienen una responsabilidad social y pública con la educación y, máxime si el gobierno les cubrió sus salarios y por esta razón tienen que presentarse a laborar en sus centros de trabajo”.

Pedimos, insistió, que vengan a cumplir con el ciclo educativo porque así lo demandamos como padres de familia y nuestros hijos en su exigencia justa por la educación.

“En un principio, recapituló, el martes 20 les dimos un plazo de 24 horas para que los maestros regresaran e instalaran una mesa de diálogo a efecto de subsanar esta situación, pero este miércoles 21 únicamente vino la representante sindical Diana Lina Díaz Budar, quien se negó a dar una solución a la demanda de los pobladores”.

Por ello, la asamblea de padres de familia determinó que ya no se aceptará el regreso de los “educadores” de la sección 22 que no se reincorporen, siendo suplidos por profesores de la sección 59, quienes se comprometieron a iniciar el ciclo educativo a partir del día jueves 22 de los corrientes.

Anunció que este jueves se abrirá la escuela con los mentores de la referida sección sindical para reiniciar el ciclo escolar.

“Basta ya de movilizaciones sindicales, plantones, marchas, mítines, pintas y demás actos contrarios a la legalidad, queremos educación de calidad”.

Robles Dávila dijo que la asamblea le exige al gobierno de Cué que cuide la integridad de los menores para que no sea víctimas, ni blancos de hechos violentos.

“Demandamos el apoyo del IEEPO y del gobierno del estado, no vamos a caer en actos contrarios a la legalidad y por el contrario ya mandamos oficios a las instalaciones del Ejército Mexicano y de las propias instancias de seguridad pública para que nos apoyen con el resguardo de las instalaciones educativas y sobre todo de la niñez educativa”, dijo.

“El pueblo nos apoya, tenemos el respaldo de la comunidad porque esto no persigue otros fines contrarios a la educación”, concluyó no sin antes responsabilizar a la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), de cualquier agresión que sufran los padres de familia y la niñez escolar en su conjunto, concluyó.

En tanto, en la comunidad de Zimatlán también los padres de familia se han congregado para debatir en la asamblea el futuro de sus escuelas y sus alumnos.

La asamblea general de padres de familia de la Secundaria Técnica 49 de Zimatlán de Álvarez obligó a los 70 profesores que ahí laboran –en dos turnos- a que retornen a las aulas el próximo viernes y no realizar festejos en horarios de clases.

Entre recriminaciones, principalmente por los constantes paros de labores y los desmanes que realizan en la Ciudad de México, los padres de familia también acordó que sean repuestas las clases pérdidas durante esta semana a la brevedad.