26 de septiembre de 2013 / 04:07 p.m.

Entregan escrito a la SEP en el que exigen que se reconsidere la medida para que no afecte las actividades programadas de los colegios.

 

Monterrey.- Integrantes de la sociedad de padres de familia del colegio Tonallí manifestaron su descontento ante la nueva disposición de la Secretaría de Educación Pública de convertir el último viernes de cada mes en descanso obligatorio.

Por tal situación, representantes de 404 inconformes acudieron a entregar un escrito a las instalaciones de la SEP, para pedir que se reconsideren las medidas, ya que afectarían seriamente las actividades ya programadas de los colegios particulares.

Además, muchos de los padres no tienen un lugar donde dejar a sus hijos mientras ellos se encuentran trabajando, indicaron Rafael Aldair y Marla Flores, dos de los afectados.

Aunado a esto, el colegio ya había programado un período de vacaciones, por lo que deberán reponer esos ocho días de descanso en el calendario que ellos ya tenían especificado.

La Secretaría de Educación respondió que considerarán cada una de las propuestas de los padres de familia, aunque difícilmente se suspenderá la junta de consejo técnico del día de mañana.

Redacción