2 de marzo de 2013 / 11:57 p.m.

Guadalupe.- • Luego de cubrir los gastos de los servicios funerales del joven que murió de un balazo que le propinó un policía municipal, el alcalde de Guadalupe, César Garza Villarreal, declaró que pagarán a la familia de la víctima una indemnización que ascendería a cerca de 400 mil pesos.

Según el munícipe, se basarán en lo que establece la Ley de Víctimas y Ofendidos del Delito para fijar el monto a pagar a los familiares de Eduardo Cerda Villarreal, de 18 años, a quien un elemento de la Policía de Guadalupe asesinó de un balazo el 27 de febrero por la noche.

“El Municipio cubrió la totalidad de los gastos funerarios del joven que perdió la vida y he enviado a un responsable del área jurídica para que se le dé asesoría legal a la familia, para que puedan atender las diligencias ministeriales restantes, que los acompañen en declaraciones y todo lo que sigue.

“También he instruido al área de la Secretaría del Ayuntamiento para que revisemos la indemnización civil que le corresponde otorgar al policía, a la familia de la víctima, para que sea el Ayuntamiento el que absorba esa responsabilidad y cubra la indemnización civil que le corresponde a la familia por la pérdida de este menor: es lo que ordenan las leyes”, declaró César Garza.

“Se modificó la Ley, no tengo el dato exacto de lo que corresponde, pero se le va a cubrir de acuerdo a la Ley de Víctimas y Ofendidos del Delito, se les va a dar íntegramente; son como 400 mil pesos ahora”, comentó.

El día de los hechos, el joven regresaba con su primo de cobrar su sueldo en un cajero automático y los uniformados les pidieron que se detuvieran para revisarlos sin motivo aparente.

El crimen fue reportado alrededor de las 22:30 horas en la avenida Acapulco, entre Fidel Velázquez y México, en la colonia Eduardo Caballero, en el citado municipio.

Eduardo Cerda Villarreal vivía en la colonia Mixcoac y trabajaba de ayudante en un taller de soldadura, propiedad de la familia.

El joven era acompañado por su primo, Santiago Isaías Villarreal Zermeño, de 18 años, testigo principal de los hechos.

En esa ocasión, oficiales de la patrulla 127 de la Policía de Guadalupe les pidieron que se detuvieran para revisarlos, pero los dos primos se negaron, porque no estaban haciendo nada malo y les dio miedo que los preventivos les fueran a robar su dinero.

Debido a eso, corrieron, por lo que fueron perseguidos por los policías, pero metros adelante uno de los oficiales descendió de la patrulla, sacó su pistola y le disparó por la espalda a Cerda Villarreal.

RICARDO ALANÍS