22 de enero de 2013 / 04:30 p.m.

Ciénega de Flores.- El municipio de Ciénega de Flores se comprometió este lunes a llegar a un acuerdo sobre la liquidación de 43 ex empleados del Ayuntamiento que tuvieron acceso a una audiencia, asesorados por el diputado local del PRI, Carlos Barona.

El pleito inicio con el cambio de administración de un gobierno emanado de Convergencia a otro emanado del PAN, con Rubén Escamilla Vargas, quien despidió a 43 personas presuntamente sin pagarles una liquidación.

El pasado mes de diciembre el pleito llegó a la tribuna del Congreso y este lunes finalmente el diputado local del PRI, Carlos Barona, acudió a la presidencia municipal para exigir una audiencia la cual finalmente se dio.

Tras una reunión de unos 40 minutos, los ex empleados reclamaron al alcalde que no se les haya liquidado conforme a la ley, mientras que Rubén Escamilla argumentó que a algunos si se les pagó, pero esto habría sido solamente lo referente al aguinaldo.

Finalmente los ex empleados y el alcalde llegaron a un acuerdo, y se hizo el compromiso para que a partir del próximo lunes se comience a recibir grupos de 10 personas para acordar la liquidación conforme a la ley, a cambio de que los ex empleados desistan de la demanda en contra del edil por estos hechos.

"El acuerdo a que llegamos es que este próximo jueves se comiencen a recibir comisiones de 10 ex trabajadores para llegar a acuerdos y para hacerles entrega de una carta de recomendación para que ellos mismos comiencen a buscar trabajo.

"No puede quedarse la gente un día más sin cuando menos trabajar, sabemos que el alcalde no tiene recursos ya verá él su fórmula de cómo hacerse de recursos, nosotros lo apoyaremos en el Congreso para que liquide a estas personas".

El legislador local explicó que incluso existe la posibilidad de llegar a acuerdos notariados para pagar a los empleados el adeudo de la liquidación por partes.

REYNALDO OCHOA