24 de septiembre de 2013 / 01:41 a.m.

Consideró que ahora, que está ya involucrado en esta misión, debe ver al frente y dejar a un lado todo lo que ha vivido este equipo en este 2013 y que los tiene al borde de la eliminación.

"Es un país que me ha dado mucho, la verdad estoy muy orgulloso de poder vestir la camiseta tricolor, tengo dos hijos mexicanos y más motivante que eso, no encuentro nada. Me siento muy identificado, la mitad de mi carrera la hice acá, siempre la he mantenido en un mismo club, la gente me ha querido mucho, estoy muy agradecido", dijo.

"La verdad que yo trato de ver desde hoy, mirar atrás no podemos solucionar nada, no sé si seré el salvador, porque no sé si voy a jugar, acá somos hoy 25 jugadores que todos quieren ver acción, ojalá que me toque y poder calificar que es lo que queremos todos", estableció.

Pese a la presión que existe en el entorno, afirmó sentirse bien, "estoy contento, feliz, pero sobre todo agradecido con el cuerpo técnico, con los jugadores por el recibimiento, así que nada, estoy muy contento".

Finalmente, explicó que aunque puede existir una gran identificación con Damián Alvarez y Christian Giménez, por ser naturalizados como él, en este primer día de concentración estuvo más cercano a otros compañeros.

"Sabemos que son naturalizados igual que yo, pero hable más con otros jugadores que con ellos, la adaptación ha sido muy buena, hay una gran calidad de ser humano, así que queremos seguir adaptándonos", dijo.

Notimex