Marilú Oviedo 
22 de diciembre de 2013 / 02:49 a.m.

Monterrey.-  Cientos de paisanos saturaron durante todo el sábado la caseta del Anillo Periférico, con dirección a Saltillo al noreste de la ciudad.

Los vehículos provenientes de la frontera  y que retornan a México con motivo de vacaciones decembrinas formaron filas kilométricas

Incluso algunos de los paisanos comentaron que tuvieron que esperar hasta 12 horas para cruzar la frontera.

"Venimos de Chicago, pero ha canijo, como está el trafico feo, ahí en la frontera estuvimos doce horas, es mucho tiempo", comentó don Guadalupe Ovalle.

Algunas camionetas estaban cargadas de juguetes, ropa y otros artículos que serían entregados a familiares de las personas que se dirigían a Puebla, Aguascalientes, Zacatecas y otros estados.

"Los traemos para regalar para que tengan su navidad", dijo doña Cruz Segura, quien se dirigía a San Luis Potosí.

Personas entrevistadas señalaron que las carreteras están muy bien vigiladas y que no habían tenido incidentes.

"Muy bien todo, la seguridad bien, somos muchos los que venimos de allá, yo vengo de Houston", contó María Cazares.

En la caseta del Anillo Periférico, o Lincoln, se ubicaban más de una decena de elementos de la Policía Federal División Caminos, donde algunos daban indicaciones a los conductores para que no estacionaran los vehículos en lugares prohibidos.

"Ha estado tranquilo ahorita, mucha gente, pero no entiende, les decimos que en ciertos lugares no está permitido estacionarse y lo hacen", expresó un uniformado.

Los paisanos dejaban sus unidades a unos metros de la caseta para ir al baño, mismo que presenta unas largas filas.

Debido a la gran cantidad de vehículos registrada desde la madrugada del sábado, hubo la necesidad de abrir dos carriles más, por lo que la caseta estuvo trabajando con seis.

El aforo vehicular del Anillo Periférico en un día normal, es de 10 mil vehículos, sin embargo este fin de semana la cifra fue rebasada por mucho, al faltar pocas horas para la navidad.