14 de abril de 2013 / 06:15 p.m.

Tras dos victorias consecutivas en su lucha para no descender a la Serie B, Palermo logró el domingo en su casa sólo un empate de 1-1 con el Bologna.

Palermo buscó la victoria hasta el final para abandonar la zona del descenso, donde se encuentra, mientras el Bologna se conformó con el empate porque un punto asegura su permanencia en la Serie A.

Con 28 puntos, Palermo está en el antepenúltimo lugar y Bologna quedó con 38, en la mitad de la tabla de posiciones.

Con el esloveno Josip Ilicic, Palermo pasó adelante al inicio del encuentro, a los cinco minuto, con un tiro desde fuera del área, al recibir el balón de Fabrizio Miccoli.

Un grave error del arquero del Palermo, Stefano Sorrentino, que no controló el balón que le pasó uno de sus compañeros, lo aprovechó Manolo Gabbiadini para darle el empate al Bologna.

Antes del regalo de su portero, el Palermo había tenido dos ocasiones claras de gol, con tiros de Miccoli a los 10 y 14, que paró el portero del Bologna, Gianluca Curci, en el partido jugado en Palermo.

Al final del primer tiempo, a los 42, Palermo estuvo a punto de pasar de nuevo adelante, pero el balón se estrelló en un palo del arco del Bologna en un nuevo tiro peligroso de Miccoli.

En el segundo, el equipo dueño de casa continuó al ataque porque el empate no le bastaba para evitar el peligro del descenso, mientras el Bologna se dedicó a defender la igualdad.

Cuando faltaban diez minutos para el término del partido, en el Palermo entró el atacante uruguayo Abel Hernández, quien no jugaba desde hacía seis meses por una grave lesión.

Los jugadores del Palermo se retiraron de su estadio como si hubiera sido una derrota, mientras los del Bologna se abrazaban como si celebraran un triunfo.

Ap