22 de marzo de 2013 / 02:08 p.m.

Monterrey  • Tras recibir un veto en la Legislatura 71 por una reforma similar, la bancada del Partido Acción Nacional buscará nuevamente limitar los endeudamientos de fideicomisos y paraestatales de Nuevo León.

La iniciativa de modificación a la Ley de Administración Financiera del Estado que se presentará en tribuna la próxima semana contempla obligaciones para que dichos entes sometan sus solicitudes de deuda al escrutinio del Congreso local.

Adicionalmente, se propone fijar un candado para que el financiamiento obtenido se destine exclusivamente al rubro de inversiones públicas productivas que el fideicomiso o paraestatal requiera para su propia operación, según explicó Alfredo Rodríguez Dávila, diputado local del PAN.

"Siempre fue el espíritu del legislador que todas las deudas del estado o de los organismos que de alguna forma pertenecen al estado de forma descentralizada solicitaran al Congreso esta autorización para generar un contrapeso.

"Hoy por hoy se ha perdido ese contrapeso y se sigue creciendo de forma exponencial la deuda de los organismos descentralizados en el estado", detalló el también presidente de la Comisión de Hacienda del Estado.

De acuerdo a información disponible en línea, la deuda total de los organismos descentralizados en Nuevo León asciende a poco más de 18 mil 480 millones de pesos, con fecha al 31 de diciembre del 2012.

El Instituto de Control Vehicular aporta a esta cantidad pasivos superiores a los 10 mil 838 millones de pesos, Servicios de Agua y Drenaje de Monterrey ostenta 4 mil 730 millones de pesos y los 2 mil 910 millones de pesos restantes pertenecen a la Red Estatal de Autopistas.

A este último organismo se le abonarán 2 mil 500 millones de pesos adicionales de un crédito anunciado en semanas anteriores.

La deuda total del estado, incluido el Gobierno central, supera los 41 mil millones de pesos, cantidad que podría elevarse al cierre del presente año, estimó Rodríguez Dávila.

"Al paso que vamos, si no existe contrapeso (…) vamos a terminar este año, sin temor a equivocarme, arriba de 50 mil millones de pesos de deuda del Gobierno del Estado.

"Lo que está pasando el día de hoy es que se está apalancando de más el Gobierno del Estado, se le está acabando el flujo que tiene para operar lo más elemental, que es salud, transporte, educación y seguridad", alertó.

Esta será la segunda ocasión que los panistas intenten amarrar a los fideicomisos financieramente: Dos Legislaturas atrás aprobaron con su mayoría una reforma similar, pero no llegó a publicarse porque el entonces gobernador Natividad González Parás la devolvió con observaciones.

Hasta el momento, dicho veto se mantiene congelado y sin esperanza de reunir la mayoría calificada de 28 votos para destrabarla.

LUIS GARCÍA