19 de abril de 2013 / 01:41 p.m.

Monterrey • El incumplimiento del Gobierno del Estado con la instalación de un consejo de que apruebe y expida las nuevas licencias de alcohol, ha provocado una parálisis en la industria restaurantera, de bares y antros, por lo que la bancada del PAN en el Congreso del Estado buscará la derogación de la Ley de Alcohol.

Aunque ya anteriormente se había planteado sin obtener resultados, el diputado local panista, Enrique Barrios Rodríguez, señaló que buscará la derogación de la Ley de Prevención y Combate al Abuso del Alcohol, ante "su claro incumplimiento y fracaso".

"Fracasó esta reforma, no funcionó el supuesto orden que el estado iba a poner y creo que lo correcto es derogar esa ley y que quede como estaba antes, con los reglamentos de alcoholes de los municipios, que además fueron modificados para acordarse con esta reforma a la ley", señaló.

Esta ley fue aprobada por el Congreso del Estado cuando el diputado Barrios Rodríguez forma parte de la administración del municipio de Monterrey, y conoció el tema de cerca.

Por ello, en su opinión la intención del Gobierno del Estado era concentrar todos los trámites relacionados con licencias y refrendos para la venta de alcohol y al final utilizar esos nuevos ingresos como aval, para solicitar un nuevo endeudamiento, estimó.

"Era una clara intención de concentrar las facultades de alcoholes en el Gobierno del Estado y después pedir un préstamo o un crédito, garantizándolo con los ingresos de las licencias de alcohol, pero al final los alcaldes pelearon ese ingreso y se quedaron con él, pero definitivamente la idea original de la iniciativa del Ejecutivo era quedarse con los ingresos para pedir un préstamo", señaló.

Al no funcionar este proyecto, según dijo, el estado se desinteresó en él y dejó la nueva ley en el olvido.

"Creo que no funcionó, no pudieron quedarse con toda la facultad, y entonces ya no sirve, ya no les genera más que un gasto, y ante esta situación, decidieron abandonarlo… pero las leyes no son para que escoja cumplirlas o no".

Barrios Rodríguez señaló que esta parálisis a la que se enfrentan los dueños de establecimientos con venta de alcohol es también un problema de economía, que podría incluso derivar en un problema de corrupción.

"Esto es un problema de economía, porque no sólo se habla de alcohol sino de restaurantes bares, pizzerías que venden cerveza, está paralizado y por eso tu puedes ver muchos restaurantes que ya están listos pero no abren porque no hay en el estado quien les reciba una solicitud para tramitar una licencia de alcohol.

"Esa parálisis podría conducir a corrupción: crear tanta demanda por licencias y que las empiecen a vender por debajo del agua… yo creo que lo más sano es retornar al esquema en que los municipios eran los competentes para dar estas licencias", agregó.

Es por ello que el diputado local del PAN, insistió en la necesidad de regresar estas facultades a los municipios y sacar de esta situación de parálisis el tema de las licencia.

"Los diputados del PAN tenemos la iniciativa lista para derogar esta reforma y el Gobierno del Estado regrese lo que teníamos antes de ese fallido intento por bursatilizar los ingresos del alcohol aquí en Nuevo León", concluyó.

REYNALDO OCHOA