17 de abril de 2013 / 06:56 p.m.

Monterrey • “Aquí no hay gato encerrado”, aseguró el diputado del PRI Édgar Romo para justificar la suspensión de la sesión en el Congreso local, ayer, luego de que se produjera un “zafarrancho” cuando la bancada del PAN intentó subir a votación y rechazar las cuentas públicas de Isssteleón y del municipio de García.

Según Romo, los parlamentarios del PAN intentaron sacar ventaja de la ausencia de los priistas que se encontraban reunidos con el presidente Enrique Peña Nieto y con ello poner en debate, votar y rechazar las cuentas públicas de dicha institución y del municipio.

“Era un día importante para Nuevo León, pues se trató el tema de la consulta del Plan Nacional de Desarrollo, por lo que teníamos un Congreso ausente y los panistas aprovecharon para sacar tajada política de esto”, sostuvo en entrevista con Azucena Uresti de Milenio Radio Monterrey.

Precisó a su vez que su bancada está dispuesta a tratar el tema en cualquier momento, siempre y cuando haya presencia plena de los legisladores en el Congreso y que esté enlistado el asunto.

“Lo que estamos haciendo en el PRI es tratar de construir y llevar las cosas en orden, antes de empezar las sesiones”, finalizó Romo.

La bochornosa situación protagonizada por los parlamentarios sucedió ayer, panistas y priistas armaron un “zafarrancho” lo que obligó a dar por finalizada la sesión, una hora después de haber iniciado.

REDACCIÓN