2 de mayo de 2013 / 01:26 p.m.

Monterrey • En la renovación del Consejo Estatal del PAN el peso del bolsillo podría inclinar la balanza pues al menos 40 de los 93 aspirantes a formar parte del organismo están ligados a al menos una nómina municipal.

Del total de candidatos, 27 por ciento se encuentran en la nómina de Monterrey.

Sin embargo, no es el único caso: la lista de 93 candidatos a una de las 60 posiciones en el organismo incluye a 25 panistas que cobran en la nómina de Monterrey, seis en la de Santa Catarina, cinco en San Pedro, tres en San Nicolás y uno más en la de Juárez.

La pluralidad con la que Margarita Arellanes integró a sus colaboradores de primero, segundo y tercer nivel al iniciar la administración podría retribuirle y permitirle controlar las decisiones albiazules.

Además, la llamada División de Norte, cuyos operadores son José Serrano e Iván Garza, tienen otros 19 simpatizantes en otros municipios, como en Santa Catarina y otros ayuntamientos rurales.

La criticada gira que Arellanes realizó previo a algunas asambleas también retribuyó de modo importante, pues logró sumar liderazgos regionales antes identificados con el senador Raúl Gracia Guzmán, líder de la llamada neocúpula.

Entre ellos se encuentran Rubén Zamora Niño, de Montemorelos; Ernesto Chapa, en Santiago y David Gutiérrez Leano, de Zuazua.

Los líderes del movimiento neopanista Raúl Gracia Guzmán, Zefernio Salgado Almaguer y Fernando Larrazabal Bretón se enfrentarán contra militantes que en algún momento apoyaron, pero ahora se enfrentan reclamando espacios de poder y decisión.

En el caso del senador Raúl Gracia, quien le sigue en preferencias al también denominado grupo de Los Margaritos, tuvo importantes pérdidas pero sigue conservando adeptos en San Pedro Garza García, dentro del Comité Directivo Estatal del PAN, así como en el municipal de Monterrey.

Entre las principales posiciones del senador destacan el secretario general del PAN, Mauro Guerra, así como Carmen Peña Dorado, que está en la Secretaría de Promoción de la Mujer, y el dirigente municipal albiazul en Monterrey, Enrique Pérez Villa.

Entre ellos se cuentan aproximadamente 21 de los candidatos al Consejo Estatal, destacando aquellos que se encuentran también como empleados o funcionarios en Monterrey como el síndico David Rex Ochoa; el director de Control Urbano, Tomás Macías Canales y el director de Planeación Presupuestal, Eduardo Sierra Chein.

El mismo Gracia decidió no ser candidato para la renovación de este Consejo, que entre sus atribuciones tiene la de definir los métodos de selección para los aspirantes a abanderar al partido en los distintos puestos de elección popular.

El grupo San Nicolás está en una posición similar, pues sus gallos son principalmente posiciones dentro del Comité Directivo Estatal y funcionarios.

Cuentan 14 con el alcalde Pedro Salgado Almaguer; el dirigente municipal, Alan Campos y el diputado federal Víctor Fuentes Solís, allí terminan sus posiblidades.

En el caso del ex alcalde de Monterrey y ahora diputado federal Fernando Larrazábal, sus candidatos se limitan a Miguel Ángel García Domínguez, un par de adeptos en Guadalupe, como Arturo Benavides, y Jorge Camacho Mata, ex titular de la Unidad Administrativa de la Auditoría Superior del Estado.

El próximo 5 de mayo la Vieja Cúpula brillará por su ausencia, pues con excepción de Rodolfo Cavazos Aguirre no cuenta con ninguna otra propuesta, con la salvedad de que éste se encuentra en la nómina de Monterrey como director de Ingresos.

En la lista se coló el polémico ex alcalde Adalberto Madero Quiroga, quien logró ser candidato a consejero por el municipio de Allende y cuenta también con dos incondicionales en Guadalupe, como son Guillermo Rodríguez Páez y Félix Rocha Esquivel.

En teoría, tener el mayor número de simpatizantes sería suficiente para tomar el control del Consejo Estatal, sin embargo lo que se pondría a prueba el próximo 5 de mayo es la capacidad de convocatoria al resto de la mermada militancia panista.

Serán los mil 994 delegados con derecho a voto quienes elijan de entre 90 aspirantes a quienes integren al Consejo que literalmente dirigirá los destinos del partido rumbo al 2015.

Juego entre grupos

El Partido Acción Nacional de Nuevo León definirá su nuevo Consejo Estatal durante una asamblea programada para la mañana del próximo domingo 5 de mayo.

El consejo no sólo sirve como órgano de dirección, sino que también traza el mapa de los grupos en el estado en cuanto a alcances, control y presencia de las diferentes corrientes internas en Nuevo León.

El nuevo consejo se integrará con 60 militantes panistas, que tendrán opinión en cuanto a los métodos de selección de candidatos. Tradicionalmente también definen al dirigente estatal, pero este tema está en proceso de ser reformado a nivel nacional.

DANIELA MENDOZA LUNA