11 de marzo de 2013 / 01:37 p.m.

Monterrey.- • La posibilidad de que exista un Papa americano es casi nula, pues iría en contra de la política mundial, coincidieron especialistas en religión que se dieron cita en el programa Cambios.

En este sentido, el representante de la comunidad de Iglesias cristianas en Filadelfia, Rosalío García Hernández, consideró que un norteamericano provocaría la reacción de grupos islámicos y grupos opositores a Estados Unidos.

Sin embargo, aunque hay cardenales latinoamericanos que han estado cerca de la población y destacado en su labor social, estos serían ligados a Norteamérica indudablemente, refirió.

“"Un papa norteamericano no sería ideal, sobre todo por el peso que tiene el Islam, a pesar del inmenso peso que tienen los cardenales"”.

Las presunciones de corrupción y otras conductas irregulares al interior de la Iglesia católica y las declaraciones de Joseph Ratzinger al final de su pontificado acerca del momento que vive la Iglesia son vistas como una oportunidad para enmendar el camino.

En este sentido, la directora del programa de Humanidades y Ciencias Sociales de la UR, Graziella Fulvy, indicó que tratar de ocultar los problemas que enfrenta El Vaticano sería un mal paso.

“"Si seguimos negando la evidencia, que fue expresada por el papa emérito Benedicto, yo creo que no vamos a tener la humildad ni capacidad de remediar los eventuales o posibles errores"”, dijo.

Por su parte, el analista de asuntos internacionales, Rolando Sanmiguel Garza, consideró que el Colegio Cardenalicio tomará la oportunidad de “"reivindicarse"”.

“"La renuncia abre las ventanas de la Iglesia, yo creo que vienen cosas positivas"”, dijo.

En tanto, el analista de asuntos religiosos, José Roberto Mendirichaga, cree que la transparencia será el futuro de la Iglesia católica.

“"Harán una edición de un pontificio más abierto, la corrupción siempre ha existido, pero la Iglesia es una institución con mayor credibilidad por encima de instituciones militares, gobiernos civiles"”, mencionó.

El martes 12 de marzo se realizará el Cónclave en el que los cardenales del mundo elegirán al nuevo Papa.

SANDRA GONZÁLEZ CORTÉS