LUIS GARCÍA
23 de agosto de 2013 / 11:37 a.m.

Monterrey • Más allá de los ajustes en las expectativas económicas, el verdadero impacto en la economía del sector de la construcción proviene del paupérrimo año de los municipios en materia de obra pública, pues las proyecciones trazadas para 2013 no se han cumplido.

 

Arturo Moyeda, presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, afirmó ayer que de los 11 mil millones de pesos programados para el ejercicio en curso, apenas se han ejercido un 50 ó 60 por ciento, principalmente del estado y la Federación.

 

La esperanza de levantar la situación recae precisamente en la posibilidad de que los alcaldes reciban los recursos federales que desde hace meses han peleado, lo cual permitiría a las constructoras salir del letargo.

 

"Van muy despacio (los municipios en obra pública), todo es en función de que no llegan los recursos de diferentes programas, de diferentes fondos de donde ellos toman sus recursos para el programa de ese año. Se han tardado, eso es lo que estamos esperando.

 

"Que al menos esos recursos que están comprometidos con los municipios pues deben llegar en estos días… eso sería lo que nos va a venir a dar un pequeño repunte, porque en todo este año ha estado muy flojo, yo estoy seguro que va a llegar", consideró.

 

Moyeda advirtió que el sector labora a un 30 ó 35 por ciento de la capacidad instalada, principalmente por el flojo desempeño de los municipios en obra pública.

 

Dijo que otro proyecto que impactará de manera positiva será la construcción del viaducto elevado de la Línea 3 del Metro, que se prevé inicie en el mes de noviembre, pues ayudará al sector a recuperar parte de la recesión del año.

 

Aunque no definió cantidades ni porcentajes, el presidente de la CMIC reconoció que se han perdido empleos y detuvieron las contrataciones.

En el mismo tenor que los industriales, el sector de la construcción ajustó sus expectativas de crecimiento para el presente año, que en el mejor de los casos, apenas superará el 2 por ciento.

 

El presidente de la Cámara Mexicana de la Industria de la Construcción, capítulo Nuevo León, indicó que la proyección para el 2013 era un crecimiento del 3 por ciento, el cual no se cumplirá definitivamente ni en el mejor de los escenarios.

 

"Estamos en agosto, teníamos una proyección de que iba a haber un crecimiento relativo, pero íbamos a crecer, se esperaba que anduviese cercano al 3 por ciento, sin embargo, ya conocemos todos los anuncios dados por el secretario de Hacienda (Luis Videgaray) de que va a ser difícil lograr ese crecimiento.

 

"Lógicamente las constructoras también nos vemos en la misma situación, hemos tenido poco trabajo en lo que va del año, estamos ajustándonos también a las condiciones actuales para poder estar preparados a esta contingencia", sentenció.

 

MILENIO Monterrey dio a conocer ayer que las empresas de Nuevo León crecerán menos del 2 por ciento al cierre de año, producto de la reducción de las expectativas económicas que la Secretaría de Hacienda fijó en días previos.