ROGELIO AGUSTÍN ESTEBAN
29 de mayo de 2013 / 06:14 p.m.

Ciudad de México• Las actividades académicas en cinco primarias, seis jardines de niños, dos secundarias, el CBTA y la preparatoria de ubicadas en la cabecera municipal de Apaxtla están paralizadas desde el lunes 20 de mayo, en tanto los comerciantes denuncian que sus ventas ya se fueron a pique.

Desde la mañana del lunes 20 de agosto, los padres de familia decidieron de manera unánime y sin necesidad de reunirse, dejar de mandar a sus hijos a las escuelas ubicadas en el centro y las colonias de esta municipio ubicado entre la región Norte y la Sierra de Guerrero.

Ocho días después intentaron reanudar las clases y para ellos se reunieron la jornada del martes 28 de mayo, sin embargo la respuesta fue escasa y apenas regresó el 20 por ciento de la población estudiantil.

“Los padres tienen miedo de que sus hijos vayan a quedar en medio de una confrontación y por eso no mandan a sus hijos, por eso la respuesta al llamado que se hizo fue muy poca” señaló el director de la escuela primaria Francisco I Madero, ubicada en el centro de la cabecera municipal.

Mientras los profesores lamentan la escasa presencia de alumnos generada por el temor a los enfrentamientos, los comerciantes de la cabecera también lamentan la caída de sus ventas.

“Nosotros dependemos mucho de las compras que vienen a hacer las gentes de los pueblos pero ya no llegan, los delincuentes les cierran el paso en las carreteras y caminos, estamos muy desesperados”, dijo una locataria del centro.

Pese al temor, algunos negocios del centro mantienen sus puertas abiertas, pese a que la jornada del 19 de mayo, ante la incursión de un comando de aproximados 80 hombres armados bajaron sus cortinas y corrieron a refugiarse en sus viviendas.

“No es cierto que llegaran hasta el centro y tomaran el palacio, se quedaron en las entradas y quemaron carros, mataron a tres personas y se llevaron a muchas que todavía no aparecen”.

La actividad ganadera que representaba un soporte importante para la vida económica de Apaxtla se desplomó, pues de acuerdo al presidente municipal, Efraín Peña Damacio todos los propietarios de vacas ya sufrieron algún tipo de agresión.