Marilú Oviedo y Víctor Canales
19 de junio de 2013 / 12:43 p.m.

 

Monterrey  • Los presidentes del PAN y del PRI en el estado coincidieron en que se deben buscar mayores controles para el gasto de la Comisión Estatal Electoral, y exigieron un informe detallado de las anomalías detectadas en la revisión de sus finanzas.

Ante las irregularidades que se han detectado en la Comisión Estatal Electoral, debería crearse un organismo superior encargado de supervisar su operación, estimó el dirigente estatal del Partido Acción Nacional, José Alfredo Pérez Bernal, luego de que se diera a conocer una serie de señalamientos tras la auditoría que realizó la firma Pricewaterhouse Coopers.

El líder albiazul destacó que no sólo la CEE no ha sido transparente, sino que existen otros organismos como la Comisión Estatal de Derechos Humanos y la Comisión de Transparencia que han incurrido en prácticas cuestionables.

“Hay que tener desde una instancia superior para ver la misma conformación de cómo está estructurada la propia Comisión y ver sus órganos de vigilancia y también internos”.

Pérez Bernal, señaló que el Congreso del Estado estará al pendiente del tema y su partido apoyará la decisión del Poder Legislativo para que no se juegue con los recursos públicos.

“Sería bueno que pudiéramos generar una sinergia de trabajo para que exista un órgano interno de control en la Comisión Estatal Electoral, que se encargara de estar muy atento y dirigentemente dando seguimiento a todo este tipo de situaciones que se presentan”, añadió.

Manifestó que el asunto no es que se detecten tales fallas con las auditorías, sino procurar que no se vuelvan a presentar.

En tanto, para el dirigente estatal del Partido Revolucionario Institucional en Nuevo León, Sergio Alanís Marroquín, es importante que el presidente del organismo electoral de Nuevo León, así como sus colaboradores aclaren las versiones sobre presuntos malos manejos en los recursos.

“De lo contrario el organismo que es árbitro de los procesos electorales cada tres años, al perder credibilidad se mantendría en entredicho, cuando la institución y quienes forman parte del organigrama deben tener calidad moral a toda prueba”, precisó.

El líder priista afirmó que la institución debe dar un ejemplo en todos los aspectos, pues tiene la obligación de transparentar su información y aclarar las dudas que han surgido sobre la el destino de los recursos que se manejan.

“Como partido e integrante de este organismo, exigimos que se aclare punto por punto respecto al manejo de los recursos económicos”, advirtió Alanís Marroquín.

Agregó que deben actuar en consecuencia y con apego estricto a lo que establece la ley, porque sería muy lamentable que la credibilidad de la Comisión Estatal Electoral, y la de sus integrantes se mantenga en duda.

“Nosotros seguiremos pugnando por la transparencia de la información y que los comisionados y presidente aclaren las versiones en su contra y si hay responsabilidad que la acepten y reconozcan el hecho”, sentenció.

Alanís Marroquín insistió en que si la Comisión Estatal Electoral es árbitro en una contienda tan importante como las elecciones, tanto la institución como las personas que la integran deben tener una calidad moral a toda prueba.

Calientan el tema

El presidente del Partido Acción Nacional, José Alfredo Pérez Bernal, pidió la creación de un órgano desde el Congreso que vigile la actuación de los consejeros electorales.

En tanto, su homólogo del PRI, Sergio Alanís Marroquín, expresó que la Comisión Estatal Electoral debería ser un ejemplo para todos los órganos públicos de Nuevo León.

Ambos exigieron un informe detallado de las anomalías que encontró la firma Pricewaterhouse Coopers, y que el presidente de la Comisión, Luis Daniel López, mantiene reservados.